ÁLBUM DE IMAGENES DE "MIRANDO HACIA ADENTRO"

Todas las imágenes originales producidas por "Mirando hacia adentro" han sido publicadas en un blog satélite llamado "Mirando hacia adentro. Álbum de imágenes".

DEUDA EXTERNA ARGENTINA ON LINE

La página norteamericana "usdebtclock.org" informa segundo a segundo la evolución de las deudas de los países. Vea online y en directo el REENDEUDAMIENTO ARGENTINO presionando AQUÍ.

Translate

domingo, 23 de septiembre de 2018

CUADERNOS SIN GLORIA, por Alberto Fernández (para "infobae" del 23-09-18)




Por Alberto Fernández
| 23 de septiembre de 2018

Propongo reflexionar sobre la llamada "causa de los cuadernos". Intento hacerlo con el máximo rigor tratando de dejar de lado cualquier contaminación mediática. También, seguro de que en nada pueden ayudar en este ejercicio reflexivo, me propongo tomar distancia de la locura imperante.

Empecemos por decir que en la llamada "causa de los cuadernos" nunca se encontraron los cuadernos. Solo se cuenta con fotocopias de sus páginas que dicen haberse obtenido irregularmente. ¿Por qué irregularmente? Porque quienes hicieron las fotocopias y la digitalización de los cuadernos dicen haberlo hecho sin el consentimiento de quien presuntamente era su dueño y los escribió.

Como los cuadernos no existen, nunca podremos saber si ellos fueron escritos en el momento que se dice que han sido escritos. ¿Por qué esa observación? Es simple. Si contáramos con los originales y un perito pudiera analizar la antigüedad de la tinta, podríamos establecer si estamos ante un hecho genuino ocurrido en el tiempo y el modo que esos cuadernos describen o si estamos simplemente ante una escenografía montada ulteriormente con el propósito de inducir al imaginario público con un propósito determinado.

En síntesis, solo contamos con fotocopias que en el mejor de los casos valen como meros indicios. Necesitan ser corroboradas por pruebas fehacientes para que tengan entidad como elemento de juicio. Para la Justicia, la veracidad de lo que se dice en las fotocopias está probada porque alguien las reconoce como de su autoría y porque algunos hechos que en ellas se describen parecen haberse corroborado con las expresiones de los "arrepentidos".

Ahora bien. El autor de los textos es un ex oficial del Ejército que quedó desvinculado de la fuerza cuando la Justicia lo declaró inimputable tras arrojarle una granada a un camarada. Sabemos de él, por los dichos de su ex pareja, que también es un hombre violento y maltratador. ¿Cuánto valen las expresiones de un hombre de tales condiciones psicológicas? De eso la Justicia, hasta aquí, no se ha ocupado. Tomó sus dichos (no olvidemos que además es un imputado que goza del privilegio de poder mentir para defenderse) como plenamente válidos.

¿Los "arrepentidos" confirmaron los hechos relatados en los presuntos cuadernos? No de un modo específico. Han reconocido haber pagado coimas a funcionarios del Estado, haber formado parte de un "cartel" del que los cuadernos ni hablan o haber hecho aportes para campañas electorales a favor del partido entonces gobernante, pero no han especificado si algo de ello sucedió en los tiempos y las formas que en los cuadernos se narra.

En algún caso hasta ha quedado evidenciado que lo que los que los cuadernos dicen no era cierto. Es lo que pasó en el caso de Jorge "Corcho" Rodríguez quien espontáneamente se presentó ante el tribunal y aclaró que el día que en los cuadernos se lo señala como partícipe de un encuentro con alguno de los imputados estaba fuera del país y que las oficinas suyas supuestamente visitadas por los ex funcionarios, se inauguraron un año más tarde a lo que expresaban los textos.

Aunque es razonable relativizar el valor probatorio de las fotocopias de los cuadernos, llama la atención que el juez actuante convierte en prueba central a cuanto emana de ellas. Sorprende que las distintas imputaciones que formula se fundan básicamente en esos textos. Así, el juez consideró probado con la versión fotocopiada, la cantidad de veces que "depositaron" dinero proveniente de coimas en el departamento de la ex Presidenta. No le bastó con ello. También estimó acreditado el monto de dinero acumulado en concepto de coimas, sumando las cifras que surgen de las fotocopias.

¿Por qué lo hace? Porque no cuenta con pruebas certeras y porque no encontraron un solo centavo de los cientos de millones que dicen haber motorizado en innumerables viajes.

Hay que admitir que leyendo los textos fotocopiados, uno puede advertir que el autor de los mismos tiene una extraña destreza que le permite conocer cuanto dinero hay en un bolso cerrado. Llama la atención que, siendo tan detallista en sus descripciones, nunca haya fotografiado con su celular los bolsos que transportaba o filmado a quienes los cargaban.

A la prueba de las fotocopias de los cuadernos, el juez suma las declaraciones vertidas por "arrepentidos".

¿Cómo ha funcionado la Ley del Arrepentido en esta causa? Mal. Lisa y llanamente operó como un mecanismo extorsivo para provocar delaciones. Es evidente que todo aquél que admitió la ocurrencia de un delito quedó liberado, mientras que el que no lo confesó terminó en la cárcel. Asumo que no comulgo con la lógica que impera en la Ley del Arrepentido.

Pese a ello, tengo claro que la ley promueve la inducción al acusado para que confiese el delito y aporte pruebas que alivien la labor investigativa. A cambio de ello, la pena que finalmente corresponda podrá disminuirse a modo de premio.


Para que la pena se alivie no hace falta solo la confesión. Hace falta aportar probanzas que demuestren los hechos. Nada de eso ha ocurrido en este caso. Solo existen confesiones claramente inducidas. Los empresarios, ofrecen declaraciones en donde cargan sobre sus hombros la responsabilidad de haber pagado coimas. Ninguno relata como fueron esos pagos, de dónde salieron los fondos, quién los recibió y en que cuentas quedaron depositados o de qué modo fueron gastados.

El método aplicado en este caso consistió en buscar la confesión y otorgar la libertad como premio. No ha habido de parte de los acusados aportes a la investigación. La invocación de la ley fue únicamente una válvula de escape para la liberación de los procesados.

La ley promueve beneficiar al arrepentido con una pena menor después de corroborar la veracidad de sus aportes a la investigación. Aquí el premio ha sido anticipado y no se le ha exigido nada más que admitir su participación en los hechos. Los aportes a la investigación no existen. Son nulos.

En conclusión, las dos grandes pruebas de cargo con que cuenta la Justicia en este caso son las débiles fotocopias de los cuadernos y los singulares dichos de los "arrepentidos".

Hay además cierta prueba documental y algunos testimonios que se invocan como pruebas de cargo. Pero en realidad son probanzas que solo avalan datos objetivos descriptos en las fotocopias de los cuadernos, por ejemplo la dirección de una oficina o la titularidad de un automóvil.

Pero a todo ello se suma una cuestión adicional. Es evidente que el juez interviniente está decidido a implicar en la causa a la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Lo hace con una desmesura evidente producto, seguramente, del encono que le guarda, algo que todos sabemos menos la Cámara que revisa sus fallos.

Así, para el juez, Cristina lideró una asociación ilícita que lucraba con el otorgamiento de obras y concesiones públicas.

Lo afirma sin tapujos. Condimenta esa afirmación con adjetivos de todo tipo. Pero lo cierto es que en medio centenar de procesados y arrepentidos nadie dice haber acordado el pago de coimas con Cristina Fernández de Kirchner.

Tres declaraciones la mencionan tangencialmente, siempre poniendo en boca de otros que ella estaba al tanto de lo que ocurría. Hay quien dice que Julio de Vido dijo que Cristina conocía el acuerdo de cartelización. Hay quien dice que José López dijo que Cristina controlaba como se adjudicaban obras en Vialidad Nacional. Y es el mismísimo José López quien dijo suponer que eran de Cristina los millones de dólares que cargaba en su auto al momento de ser detenido.

Me asalta una duda. ¿Habrá advertido el juez de la causa que la singular nueva declaración de López se choca de cuajo con la versión que dio ante el Fiscal Delgado y el Juez Rafecas en la causa en la que está a punto de ser condenado?

Leyendo el fárrago de palabras con los que le juez quiere motivar su decisión, es evidente que su objetivo central es cargar contra Cristina. En sus fundamentos, da muchos títulos a los medios, pero silencia argumentos jurídicamente valiosos que de invocarlos debilitarían su voluntad persecutoria. Su único objetivo es descalificarla. La maltrata de tal modo, que hasta reclama encarcelarla para que su opinión no pese en los medios de comunicación. Francamente patético.

En su fallo, el juez se ubica en el lugar del moralizador que carga sobre ella la responsabilidad de haber liderado una inmensa asociación ilícita de la que participaron empresarios, funcionarios y hasta choferes y secretarios. Una extraña asociación ilícita en la que sus miembros no se conocen entre si. Formula su imputación levantando palabras y no pruebas. Si la ex Presidenta conducía esa próspera asociación ilícita, ¿por qué en el años 2012 puso en manos de Florencio Randazzo parte de ese negocio? Los empresarios cuentan que con el ex ministro los reclamos de coimas desaparecieron.

Insólitamente, el juez atribuye a la ex Presidenta ubicarse al frente de una asociación ilícita por el sólo hecho de que en su gobierno, aparentemente, algunos canjeaban obras y concesiones públicas por coimas. Fija así una regla de responsabilidad objetiva que repugna a la lógica del derecho penal moderno.

La "causa de los cuadernos" puede significar un punto de inflexión para Argentina. No me animo a decir que todo cuanto allí se ventila sea falso. Si la investigación se hiciera seriamente, tal vez podríamos determinar cómo ha funcionado (y funciona) la Patria Contratista y cómo desde el Estado algunos se asocian al poder económico de Argentina para quedarse con una tajada que todos pagamos.

Pero estoy seguro que este no es el modo, porque todo el proceso está teñido de vicios y arbitrariedades que muchos soslayan porque sienten que las padecen los que ya fueron condenados mediáticamente.


En un Estado de Derecho preservar las reglas del debido proceso es algo esencial. En nuestra joven democracia hemos hecho grandes juzgamientos respetando todas las garantías constitucionales. Hasta a los genocidas se les han preservado, como corresponde, todos y cada uno de sus derechos. ¿Por qué quebrar esa regla ahora?

De eso se tratan estas reflexiones. Darnos cuenta del riesgo que corremos cuando aceptamos que la ligereza judicial gobierne a los magistrados. Entender que los jueces no deben limpiar las culpas que generaron cuando fueron serviles al poder, operando después como inquisidores del nuevo régimen. Advertir lo peligroso que resulta que sean los medios de comunicación quienes tienen el poder de dictar el veredicto de culpabilidad o inocencia.

Debemos darnos cuenta que celebrar la injusticia que padece el oponente es un placebo capaz de calmar el dolor que nos causa nuestra peor enfermedad. El odio.


El autor fue jefe de Gabinete de la Nación (2003-2008).

Publicado en:
https://www.infobae.com/opinion/2018/09/23/cuadernos-sin-gloria/





A UN PASO, por Alfredo Zaiat (para "Página 12" del 23-09-18)


Los jubilados en la mira: aunque el déficit explotó por el pago de intereses de la deuda, el Gobierno le echa la culpa al sistema previsional. Cayó el poder adquisitivo de las jubilaciones, subió el precio de los remedios y Macri quiere sacar dinero del fondo que garantiza la solvencia futura.

Por Alfredo Zaiat

La tendencia es constante desde que comenzó el gobierno de Mauricio Macri y no aparecen señales de reversión. Año a año van disminuyendo ingresos en términos reales, eliminando beneficios y recortando derechos a los jubilados. Los haberes y la cobertura de salud se ha deteriorado a una velocidad impactante en los casi tres años de administración de la Alianza Cambiemos. El monto de la jubilación acumula 32 meses de caída en relación a la inflación, este año se estima que perderá 8,3 por ciento en términos reales y acumularía a fin de año una merma de 35 puntos en relación a la evolución de precios desde septiembre de 2015. La denominada Reparación Histórica fue un fiasco, con un porcentaje promedio de aumentos muy por debajo de lo calculado inicialmente y con un incremento en la cantidad de juicios por reajustes previsionales. Litigiosidad que aumentará por la aplicación de la nueva movilidad jubilatoria a la baja cuando ya se había devengado la mitad de la vieja movilidad más conveniente. Además las prestaciones del PAMI y la cobertura de medicamentos fueron recortadas. El proyecto de Presupuesto 2019 restringe el acceso a la Pensión Universal para el Adulto Mayor (80 por ciento del haber mínimo) y poda el beneficio que reciben los jubilados patagónicos. El gobierno avanza también, abrazado al auxilio financiero del Fondo Monetario Internacional, en la desarticulación del sistema previsional público y de solidaridad intergeneracional, con la suba de la edad jubilatoria, la disminución del haber inicial, la liquidación del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) y con una reforma integral que incluye la privatización parcial (ver aparte). 

Junto a los trabajadores en general, los jubilados son el sector social más castigado por la política económica, que, a la vez, paradójicamente la mayoría de sus miembros constituye el núcleo más fiel de apoyo político a Mauricio Macri.



Déficit

El apaleo macrista a los jubilados tiene más: 

Creó una nueva mínima para trabajadores que no completaron los años de aporte por culpa de las empresas, y que ahora limitará porque esa jubilación debajo de la mínima pasará a ser “incompatible con el desempeño de cualquier actividad en relación de dependencia o por cuenta propia”, según se dispone en el proyecto de Presupuesto 2019. 
En esa norma se define también que los jubilados paguen más por el Impuesto a las Ganancias. 
Con los haberes del mes próximo, 140 mil jubilados perderán el ingreso adicional que habían empezado a cobrar por el plan de reparación histórica porque no desistieron del juicio por reajuste de haberes. 
El Tesoro se apropiará del “ahorro” del PAMI de unos 100 mil millones de pesos (en la compra de medicamentos, entre otras medidas), restando así recursos para mejorar las prestaciones recortadas de la obra social que atiende a casi 5 millones de jubilados. 
La nueva jubilación mínima creada por el macrismo es la Pensión Universal para el Adulto Mayor, equivalente al 80 por ciento del haber mínimo. Quien la recibe tiene un doble castigo: la mayoría de ese universo poblacional fue contratado en el mercado informal, en empresas que no hicieron los aportes previsionales correspondientes, y, al momento de la jubilación, el Estado los condena a un haber menor. Esa política está en línea al cuestionamiento oficial a la elogiada internacionalmente extensión de la cobertura previsional con las moratorias kirchneristas, que sumaron 3,3 millones de jubilados. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, dice que “mucha gente” pide que las elimine.

Para completar el cuadro de colocar a los jubilados como variable de ajuste, Dujovne se sumó a la estrategia oficial de la mentira planificada, al afirmar en el Congreso, cuando presentó el presupuesto del año próximo, que “todo el déficit de la Argentina está más que explicado por el sistema previsional”. En realidad, el desborde de las cuentas públicas se entiende por el incremento extraordinario del rubro pago de intereses de la deuda, generado por el vertiginoso ciclo de endeudamiento que inició la administración macrista. 

Con variables macroeconómicas subestimadas, se prevé desembolsos de unos 600 mil millones de pesos por servicios de deuda (con un dólar promedio de 42 pesos; si la paridad sube, esa cuenta de intereses a pagar se incrementa), pasando a ocupar el segundo ítem en importancia en el Presupuesto 2019. Como explicó en este diario Raúl Dellatorre, el 6 de septiembre pasado, el pago de intereses de la deuda pública representó, en julio, el 77 por ciento del déficit fiscal total, según el análisis del Centro de Estudios de la Nueva Economía, de la Universidad de Belgrano. Para señalar que los servicios de la deuda siguen creciendo y deja en evidencia que se está convirtiendo en el factor más desequilibrante de las cuentas de la administración pública.

No son los jubilados los culpables del déficit, sino los crecientes intereses generados por la deuda contraída en el gobierno de Macri. 

Medicamentos

El Centro de Economía Política Argentina, el Centro de Estudios Políticos para Personas Mayores y la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria difundieron el séptimo informe “El impacto inflacionario en los medicamentos esenciales utilizados por las personas mayores”, correspondiente a septiembre de este año. El estudio analiza la evolución de los precios de los 21 medicamentos más consumidos por las personas mayores. Al compararlos con los registrados en mayo de 2015 detectaron que hubo un incremento promedio de 157,8 por ciento frente a un aumento de las jubilaciones de 111,9 por ciento, 46 puntos porcentuales menos. El reporte agrega que si se incluye los precios de la primera semana de septiembre y la actualización jubilatoria del mismo mes, se incrementa la diferencia, ya que el aumento de medicamentos alcanza el 172,1 por ciento y el de las jubilaciones el 126,0.

Los autores del informe indican que “la pérdida de poder adquisitivo de las personas mayores es concreta y evidente. El aumento de precios junto a la depreciación de las jubilaciones ha provocado el empobrecimiento de este grupo etario, que día a día no para de perder  derechos en manos de un Estado que adhirió a la Convención Interamericana de Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, pero que no efectiviza ni respeta dicha adhesión”. 

Mencionan que se está viviendo un proceso de deterioro de las condiciones de vida de los jubilados con la disminución del poder adquisitivo de los haberes, lo que afecta notablemente su capacidad de compra de bienes de consumo básicos. En ese contexto desfavorable, afirman que la problemática con los medicamentos adquiere mayor relevancia, para advertir que, al mismo tiempo que el PAMI recorta sus prestaciones y disminuye la cobertura de medicamentos, se registra una tendencia preocupante de incremento sostenido de los precios.

La resolución 005 del PAMI agregó condiciones para tener la cobertura de 100 por ciento en medicamentos, lo que se traduce en una disminución del acceso de jubilados/as a esa prestación. Las restricciones son tener ingresos inferiores a 1,5 haberes previsionales mínimos, no estar afiliado a un sistema de medicina prepaga, no ser propietario de más de un inmueble, no poseer un vehículo de menos de 10 años de antigüedad, aeronaves o embarcaciones de lujo. La accesibilidad a la medicación crónica resulta primordial para no solo disminuir la mortalidad, sino también para promover la calidad de vida en la vejez, disminuyendo el impacto de las discapacidades generadas por la falta de tratamiento oportuno.

El reporte apunta a que resultan aún más preocupantes los aumentos de precios si se analizan aquellos medicamentos que son consumidos con frecuencia. La mayoría de las personas de 60 años y más necesitan en promedio de 4 a 8 medicamentos, lo que hace inevitable el impacto negativo tanto en su economía como en su salud la dificultad para acceder a ellos. Según datos de la Anses de 2016, el 52 por ciento de las personas de 60 años y más cobra una jubilación o pensión menor o igual a la mínima, con lo cual se hace casi imposible poder cubrir con recurso propios el aumento de los medicamentos. “En suma, la calidad de vida de la población mayor se ve muy afectada y los peligros del aumento de morbi-mortalidad son inminentes”, concluye el informe.

Ajuste

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) calculó que los haberes jubilatorios perderán hasta 8,3 por ciento en el 2018 y que ya acumulan 32 meses de caída consecutiva en relación a la inflación. “Este resultado no es inesperado, ni producto de una conjugación azarosa de variables macroeconómicas. Surge como producto de la aplicación de la nueva fórmula de movilidad a partir de la reforma previsional sancionada a fines del año pasado”, explica Santiago Fraschina de la Undav. 

En pesos, esa pérdida implica que en este año quienes cobran la mínima recibirán 4900 pesos menos que si se hubiera ajustado a la inflación prevista. Para adelante, el estudio de la Undav avisa que “la aplicación de la nueva fórmula de movilidad seguirá erosionando de forma acumulativa los haberes de los jubilados”. Apunta que si se adiciona el mayor aumento de precios que los jubilados sufren sobre los productos que más consumen (servicios públicos, alimentos y medicamentos), “la situación es de un dramatismo notorio”. Para explicar que el haber mínimo está cada vez más cerca de ser superado por la línea de la pobreza, sin considerar ingresos de otros integrantes de la familia. Esto es sintomático del grado de deterioro en la calidad de vida del universo de adultos mayores.

Los economistas del Centro de Economía Política Argentina también calcularon que el haber mínimo pierde 8,5 por ciento en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo de 2015 y el período macrista. Ese porcentaje es equivalente a la merma de casi 740 pesos cada mes, considerando la jubilación mínima de 8636 pesos en septiembre de este año. Este haber medido en dólares se encuentra en su punto más bajo de los últimos cinco años, deflactado por la inflación de Estados Unidos: en agosto 2018 fue de 229 dólares, un año antes se ubicaba en 312, en el mismo mes de 2016 era de 290 y en el de 2015 marcó el máximo de ese período con 367 dólares. 

El experto en temas previsionales Miguel Ángel Fernández Pastor hizo sus propios cálculos. Ilustra que en septiembre de 2015 la jubilación mínima era de 4299 pesos, a partir de septiembre de este año alcanza los 8637, y en diciembre será de 9255. Estima que si los 4299 pesos se actualizaran por el índice de inflación acumulado de septiembre de 2015 a diciembre 2017 más la estimación del Ministerio de Hacienda para este año (en total, 172 por ciento), el haber mínimo debería ser de 11.697 pesos en septiembre y de 14.240 pesos en diciembre. Fernández Pastor concluye que esto significa que las jubilaciones tendrán una caída de 35 por ciento a fin de año respecto a septiembre de 2015. 

Película

El macrismo está construyendo una sociedad en la que se eliminan a los viejos, como en la novela Diario de la guerra del cerdo, de Adolfo Bioy Casares, que Leopoldo Torre Nilsson la hizo película en 1975, con José Slavin y Marta González (podés verla    entendiendo el contexto de esa época y, a la vez, con la resig-   nificación para ésta, en https://www.youtube.com/watch?v=m4w3alJUooE).

Ese vibrante relato dramático-fantástico, donde los jóvenes se deshacen de los ancianos, no pudo llegar a imaginar que hoy, en la realidad macrista, muchos de los viejos acompañen y aplaudan a sus verdugos. 

azaiat@pagina12.com.ar

Publicado en:
https://www.pagina12.com.ar/144057-a-un-paso

LA NOVELA DE NISMAN, por Raúl Kollmann (para"Página 12" del 23-09-18)


La sensación editorial del libro de Pablo Duggan sobre el fiscal

Muy documentada y detallada, ¿Quién mató a Nisman? es realmente un análisis en forma de ficción sobre un personaje insostenible al final de su vida. En especial, en el relato de sus últimas horas antes del suicidio.

Por Raúl Kollmann

Es viernes 16 de enero de 2015 a la tarde. Alberto Nisman se pone el piyama y no sale más de su departamento. Baja las persianas, se queda en ese ambiente lúgubre hasta el final. Lo abandonó su principal aliado, Jaime Stiuso, quien no le atiende las llamadas. Tres jueces le bajaron el pulgar a su denuncia contra Cristina Fernández de Kirchner porque “carece de entidad probatoria”, no tiene evidencias y no será tratada hasta febrero. Interpol le dá la espalda y el ex secretario de la organización, el norteamericano Ronald Noble, dice que la denuncia “es falsa”. Las entidades judías no lo respaldan y el kirchnerismo se prepara para confrontarlo en el Congreso el lunes 19: sabe que tiene pocos elementos para defenderse. El mundo se le viene encima. Piensa que lo van a echar de la fiscalía, que van investigar todo el dinero que tiene escondido y que van a exponer su vida fastuosa, rodeado de modelos pagadas, viajes y gastos que no podrá justificar. Hasta su familia rompe con él tras una feroz pelea. Esta es la dramática situación de las últimas 72 horas de la vida de Alberto Nisman que expone el periodista Pablo Duggan en el capítulo final de su apasionante libro: ¿Quién mató a Nisman? La preventa a través del link www.idea.me/nisman se convirtió en un éxito asombroso.

Escape

El libro de Duggan pinta la desesperada huida hacia adelante de Nisman en sus últimos días. Piensa que lo van a echar de la fiscalía y sabe que ese sería el derrumbe de su pequeño-gran imperio de poder, dinero, prostitución VIP y viajes. Por eso vuelve a las apuradas de Europa para presentar la denuncia por el Memorándum con Irán y esta convencido que nadie se atreverá a echar de su puesto a un fiscal que acusó a una presidenta y a un canciller. En su carrera atropellada, Nisman deja a su hija a solas, sin ropa y sin dinero, en el aeropuerto de Barajas para volverse a Buenos Aires antes de que se reintegre la procuradora Alejandra Gils Carbó. Supone que ella lo va a echar. Desesperado, presenta una denuncia desprolija, sin pruebas, mal escrita, sin las verificaciones más elementales. 



Los primeros resultados lo ponen en lo más alto. Pasó a ser la figura política–judicial más importante del país, tapa de diarios y revistas. 

“Más que nunca vislumbra un futuro brillante en donde ser el procurador general de la Nación, jefe de todos los fiscales, aparece en su cabeza. El miércoles 14, día de la presentación de la denuncia, se convierte en una locura, se desata el éxtasis para el fiscal. Todos hablan de él, todos quieren verlo. El fiscal está exaltado, habla por teléfono y tiene numerosas reuniones. Habla a borbotones, sus interlocutores lo miran asombrado. Queda claro que está obsesionado con lo que está haciendo, parece obnubilado, enfervorizado. Durante la tarde ocurre algo que lo entusiasma. (Patricia) Bullrich le escribe para invitarlo al Congreso a informar sobre la denuncia. Se lo nota un poco dubitativo al recibir la invitación. ¿Será bueno ir? Dice que sí, después que no, pone reparos a la presencia de la prensa, luego ensaya una explicación sobre el carácter secreto de su informe. Nisman no está seguro de que ir al Congreso sea una buena idea, pero de a ratos parece entusiasmarse. Imagina a un país pendiente de sus dichos. Finalmente, se decide: acepta ir el lunes”. (Capítulo final).

“Muchísimas personas le mandan mensajes, a todos les dice que miren la web de Clarín en donde está en primera plana su denuncia. Todos lo felicitan, Nisman no puede pedir más. De repente es el ídolo de todos los que lo conocen. Los periodistas y los políticos lo buscan incansablemente, aún aquellos que él sabe que no lo quieren”. (Capítulo final)

Problemas

Pero todo empieza a derrumbarse el jueves 15. El juez de la causa AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, no sólo lo cuestiona por “falta de elementos probatorios” sino adelanta que lo investigará por haber trabajado la denuncia sin ningún control judicial, a escondidas, durante dos años. Es grave porque Canicoba le dice que en lugar de investigar el atentado contra la AMIA, que era su tarea, dedicó tiempo y dinero a otra investigación, sin autorización de un magistrado. 

El segundo golpe viene de la jueza de turno, María Servini de Cubría, que anunció que no había motivos para investigar la denuncia hasta febrero, por lo que le quitó urgencia e importancia al texto de Nisman. Lo devaluó de un golpe. El juez Ariel Lijo coincidió con Servini y los dos dijeron que el fiscal no aportó pruebas. 

Alguien que lo podría ayudar, alguien que siempre estuvo detrás de todo lo que hizo, el otrora poderoso jefe de Operaciones de la SIDE, Jaime Stiuso, no le contesta el teléfono. El podría aportar alguna prueba adicional, más convincente: no era fácil una denuncia sobre un Memorándum aprobado por las dos cámaras del Congreso. 

“Nisman habla con Alberto Massino, mano derecha de Stiuso. Se produce una conversación que lo deja muy preocupado. Massino le cuestiona su denuncia, el fiscal insiste con su idea de que lo iban a echar y le pregunta con insistencia qué opina Stiuso. Massino confiesa que Jaime está enojado porque el kirchnerismo lo señala como culpable de todo esto”. (Capítulo final)

Respuesta

Ese jueves a la tarde, el canciller Héctor Timerman presenta documentación categórica en conferencia de prensa. Cartas de los primeros meses de 2013, ya firmado el Memorándum, dirigidas por el gobierno argentino a Interpol. Queda claro que las autoridades del país exigían que se mantengan las órdenes de captura con alertas rojas. Todo lo contrario de lo que dice su denuncia. Y está por escrito. 

“Dijo Timerman: ‘ahora resulta que en vez de investigar a los sospechosos se dedicó clandestinamente a investigar a la Presidenta, es muy fácil desenmascarar las mentiras de Nisman’. El fiscal acusa el golpe. Empieza a dudar de su propia denuncia y tiene que ir el lunes a defenderla al Congreso”. (Capítulo final).

Nisman empieza a perder fuerza. Pero las cosas siguen empeorando. A última hora, el canciller Timerman lee un mail de ex secretario general de Interpol, Noble:

“Mientras fuí secretario general de Interpol, en cada ocasión que hablamos, usted indicó que Interpol debía mantener las capturas con notificaciones rojas en rigor. Su posición y la del Gobierno argentino fueron consistentes”. Luego de leer el mail de Noble, Timerman dice: “Con esto queda demostrado que la denuncia que hizo Nisman es mentira, habría que preguntarle por qué sigue mintiendo y si no debería decir la verdad”. (Capítulo final).

La situación cobra cada vez mayor dramatismo. Nisman recurre a ansiolíticos para dormir esa noche. Se levanta abatido. Ya es el viernes 16. En 72 horas tiene que ir al Congreso. Empieza a sentirse solo. Stiuso no lo acompaña, recibió golpes decisivos de Comodoro Py, las organizaciones judías AMIA-DAIA no emiten un comunicado ni lo respaldan, el gobierno exhibe documentación convincente. 

Ese viernes, el propio diario La Nación publica una nota crítica con el título: Incógnitas que surgen de la denuncia de Nisman contra Cristina Kirchner. El diario opositor al kirchnerismo se pregunta, por ejemplo ¿si el plan era librar de responsabilidad a Irán, por qué los iraníes no aceptaron el memorándum en vez de cortar las negociaciones?

Nisman sigue llamando a Stiuso, pero este no atiende. Al mediodía sale por última vez de su departamento para almorzar con un periodista. Los síntomas son claros al atardecer:

“Lo visita su madre. Nisman se ha puesto el pijama, no quiere salir de su casa. Se deshace rápidamente de ella para quedarse solo. Con las cortinas bajas, la mesa del comedor llena de papeles que apenas toca, Nisman está en su peor momento. Pero nada lo ha preparado para lo que va a ocurrir”. (Capítulo final).

Hijas

A las 18.53 se inicia un diálogo demoledor por whatsapp con su ex pareja, Sandra Arroyo Salgado, madre de sus dos hijas. Iara, la que dejó en el aeropuerto, y Kala, la menor. La furibunda pelea por whatsapp recién concluye a las 21.39 con los siguientes textos, publicados por primera vez en el libro de Duggan:

“Arroyo Salgado: ‘no te preocupes, ni yo ni mis hijas somos tan basura como para hacer nada, no somos oportunistas y además yo les estoy enseñando a ser feliz con poco o con mucho, si si, con mucho, pero con mucho amor, atención, dedicación, estudio y trabajo. Para que sean mujeres de bien y que se valgan por ellas mismas, y no esperen o especulen con nada de nadie. Para que a los 20 años no tengan que regalarse a un papá de 50 para tener un viaje, un auto, ropa, celular o carteras…”

“Arroyo Salgado agrega a las 21.39 : ‘te lo digo porque como vos y yo sabemos nada es gratis en la vida. Todo se paga, todo pasa y todo llega. Suerte y éxitos, Sinceramente. Y para molestar, agredir, exponerlas o destratar olvidate de mis hijas. Gracias” (Capítulo final)

El texto es demoledor. En el final le dicen que se olvide de sus hijas, es decir lo amenaza con cortar toda relación. Y la realidad es que las adolescentes no le contestan más los mensajes. Además, le echa en cara que Nisman recurre a la prostitución, al pago de modelos que es a lo que se refiere cuando le dice que le está enseñando a las hijas a no regalarse a los 20 años. El final parece una despedida, un corte del vínculo.

Nisman, que prácticamente no tenía amigos, recibe un golpe letal. 

Final

“Algo se quiebra de forma definitiva dentro del fiscal. Estaba con el ánimo tan alto que la caída es brutal. Se desmorona anímicamente. Se preocupa, entra en pánico. Internamente algo ya no funciona, se deprime. Decide no salir más de su casa, de su refugio. Todo está mal y puede empeorar. Avizora un futuro negro. El ánimo está por el piso. Ya no quiere volver a leer la denuncia para fortalecer su exposición en el Congreso, no vuelve a tocar los papeles. Se va a dormir destruido. Otra vez recurre a los ansiolíticos. Casi no ha comido” (Capítulo final).

El panorama el sábado a la mañana es catastrófico. El kirchnerismo anuncia que irá a la sesión del Congreso a enfrentar a Nisman y será con cámaras de televisión. Su puesto en la fiscalía está casi perdido, Comodoro Py le jugó en contra, Interpol lo desmiente. Stiuso no quiere saber nada de atenderlo y la pelea con la familia es dramática. El desequilibro habitual de Nisman, con altos muy altos y bajos muy bajos, vuelve a aparecer. Se puede ahondar en su personalidad en un capítulo del libro sobre la causa por acoso sexual contra Nisman en la que el fiscal aparece hablando el tamaño de su pene por teléfono, persiguiendo durante meses a una mujer desconocida y en pareja.

Esa misma mañana, Nisman amaga con pedirle un arma al comisario Ricardo Bogoliuk, pero el policía está en Mar del Plata. Hace un segundo intento, esta vez con su custodio de más antigüedad, Rubén Benítez:

“A la una de la tarde llama a Benítez. Algo está decidido en la cabeza del fiscal. Le pide un arma. Benítez se niega. Segundo intento fallido. Un par de horas más tarde, llama a Lagomarsino. Tercer intento. Esta vez es más fácil. Lo presiona. Llora, no le cuesta. Le miente de que es para defender a sus hijas. Consigue el arma”. 

El sábado toma dos ansiolíticos distintos para dormir. Muy temprano el domingo lee los diarios por internet. No traen buenas noticias. PáginaI12 transcribe una larga entrevista con Noble, el ex secretario general de Interpol. El norteamericano es categórico:

“Lo que dice el fiscal Nisman es falso. Ningún integrante del gobierno argentino trató nunca de que bajáramos los alertas rojos contra los funcionarios iraníes En los últimos dos días -continuó Noble-, me sorprendió totalmente escuchar semejantes afirmaciones falsas que se atribuyen a la denuncia del señor Nisman, a quien conozco. Al contrario, señor Nisman: el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timerman, y cada uno de los funcionarios del gobierno argentino con los que me encontré y hablé de esta cuestión, tuvieron siempre la misma posición: las alertas rojas de Interpol contra los ciudadanos iraníes debían mantenerse sí o sí’.”

Demoledor. Es lo último que lee. Ya no tiene apoyos. Con todo el gobierno en contra y Comodoro Py exhibiendo el rechazo que siempre causó en ese edificio. Jueces y fiscales lo consideraban un oportunista, privilegiado, pedante, enriquecido y con muchos más días de viaje que trabajando. El final era inminente. Se desarrolla de acuerdo a las pericias exhibidas en detalle en el libro:

“Su caída va a ser fatal. La cárcel, el descrédito, la vergüenza… Ése es su futuro. Sus peores miedos están a punto de volverse realidad, el mundo va a conocerlo en su faceta más negativa.

“Deja la computadora prendida, toma el paño verde en el que está envuelta la pistola de Lagomarsino. Todo en su casa está ordenado. En su cuarto todo está en su lugar. La cama solo deshecha del lado izquierdo. En la más absoluta soledad, camina por el pasillo hacia el baño. Cierra la puerta, consciente de lo que sucederá a continuación. Apoya el paño en el vanitory, lo abre: la pistola 22. Toma cuidadosamente el arma con la mano derecha, la acerca lentamente a su sien mientras se mira en el espejo y dispara… la bala no sale. Vuelve a hacerlo… el gatillo percute pero no pasa nada. Lo repite varias veces, sacude el arma. Ya cansado, la toma con las dos manos y vuelve a gatillar. El disparo impacta en su sien, destrozando el hueso e internándose en su cerebro.  En el departamento reina el silencio. En el baño, el cuerpo del fiscal yace sin vida esperando ser encontrado. En Buenos Aires, todavía es un domingo más de verano”. (Capítulo final) 

rkollmann@pagina12.com.ar

Publicado en:
https://www.pagina12.com.ar/144030-la-novela-de-nisman

sábado, 22 de septiembre de 2018

Plan Primavera, por David Cufré (para "Página 12" del 22-09-18)



Imagen: NA

La inflación en los supermercados de las últimas cuatro semanas escaló al record de 7,1 por ciento, más del doble de los aumentos registrados en agosto, cuando el indicador marcó 3,4 por ciento. Empresas de todos los rubros se lanzaron a una carrera de remarcaciones que provocó una caída en espejo de las ventas minoristas. El escenario de estanflación quedó configurado con pureza de manual. La evolución del último mes fue la siguiente: en la última semana de agosto la inflación fue del 0,81 por ciento; en la primera de septiembre, del 2,48; en la segunda, del 3,45, y en la tercera, del 3,29. Durante el período, las subas en alimentos secos se ubicaron en 5,9 por ciento, con aceites a la cabeza (9,8) y pastas en segundo lugar (8,8). En alimentos frescos la situación fue peor. El promedio del último mes llegó a 6,4 por ciento, liderado por pescados y mariscos (16,5), pastas (12,3), congelados (7,6) y productos de carnicería (6,8). El sacudón de precios en electrodomésticos fue del 10,3 por ciento, con fuerte incidencia de bienes importados. En artículos de limpieza el promedio de los ajustes fue del 8,9 por ciento (detergentes 13,9 y lavandinas 12,3). En bienes del hogar, del 8,5 (muebles de interior 42,4 y muebles de oficina 36,1). Finalmente, entre los rubros más destacados, el alza en textiles resultó del 4,0 por ciento (con la única baja de todo el muestreo, en calzados, del -0,1). El reporte del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz, que dirige el economista y columnista de este diario Andrés Asiain, refleja en qué terminan los planes de ajuste, endeudamiento y bicicleta financiera como el que ahora vuelve a lanzar el Gobierno de la mano del FMI.

El entusiasmo de las autoridades, economistas del mercado y la prensa militante por la baja del dólar de los últimos días, con una economía mutilada, pretende instalar la idea de un futuro reparador como si el presente no existiera. “A partir de acá vamos a ir bajando lentamente la inflación”, prometió ayer Mauricio Macri. Es una operación que busca naturalizar las consecuencias desastrosas del programa implementado desde diciembre de 2015. Como el Gobierno no identifica y mucho menos corrige los errores que llevaron a esta situación, los pronósticos sobre lo que viene son tan sombríos como los que se hicieron aquí cuando la experiencia neoliberal de los CEO arrancó hace casi tres años. Cuando los dólares de la nueva deuda con el Fondo Monetario se consuman por la fuga de capitales, que sigue habilitada, y la bicicleta del carry trade se interrumpa como ya ha ocurrido, otra vez estallarán el tipo de cambio y la inflación, en tanto que en el camino la recesión, el desempleo, la desigualdad social y la pérdida de derechos seguirán deteriorando la calidad de vida de las mayorías populares como ha ocurrido con intensidad desde que el Presidente bailó en el balcón. Eso siempre y cuando antes no vuelvan a pasar cosas, como dice el jefe de la Casa Rosada.



El índice de inflación en los supermercados del Ceso registra la evolución de 20 mil precios online desde las páginas de las principales cadenas en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. El 7,1 por ciento de aumento las últimas cuatro semanas no encuentra antecedentes en los últimos años. Para conocer el dato consolidado de septiembre habrá que esperar a que transcurra la última semana del mes. Pero la proyección de inflación a esta altura, ponderando las variaciones de precios según la canasta del Indec, junto con los incrementos de servicios e insumos básicos, oscila entre 7 y 7,5 por ciento. La consultora Elypsis, de los ex funcionarios macristas Eduardo Levy Yeyati y Luciano Cohan, también señaló esta semana que la inflación de septiembre tendrá un piso de 7 por ciento. A su vez, Consumidores Libres, que conduce el ex diputado Héctor Polino, advirtió que el seguimiento de precios de 38 productos de la canasta alimentaria se disparó 3,97 por ciento en la primera quincena del mes. Estos valores superan el peor momento de inflación del actual gobierno, en abril de 2016, cuando el IPC de la Ciudad de Buenos Aires arrojó una suba del 6,5 por ciento. El Indec en ese momento había producido un apagón informativo que impide conocer el dato del Estado nacional. Para encontrar un número peor hay que remontarse a la hiperinflación de 1990. Es decir que las políticas económicas del Gobierno condujeron a la inflación más alta en 28 años. El macrismo había prometido una solución al problema de los precios pero lo único que consiguió son marcas superiores a las que existían cuando tomó el poder: 41 por ciento en 2016 (índice CABA), 24,8 en 2017 (IPC nacional) y el gobierno proyecta 42 por ciento para este año. La devaluación fue un factor preponderante en 2016 y 2018, en tanto los tarifazos marcaron el ritmo en 2017.

La inconsistencia del programa económico no se altera por conseguir un adelantamiento de los desembolsos del crédito con el FMI y eventualmente un aumento de las partidas por 20.000 millones de dólares, hasta conformar un paquete inédito de 70.000 millones de dólares. Lo único que demuestra semejante auxilio financiero es el compromiso de Estados Unidos y el establishment internacional por sostener a un gobierno que abre la economía a las importaciones y se presta a la libre circulación de capitales especulativos. Resulta claro que entre los ganadores del modelo aparecen los intereses corporativos de los países prestamistas, quienes a través del endeudamiento masivo del Estado se quedaron con la última palabra sobre lo que se puede hacer y lo que no en política económica. Es decir que el gobierno resigna la soberanía nacional en la toma de decisiones para imponer un plan que mantiene al país en el subdesarrollo, en beneficio de quienes le dan oxígeno con aportes de divisas. El ajuste en ciencia y tecnología, educación, la eliminación de programas y créditos para la industria, la jibarización del INTI, entre otros ejemplos, ilustran sobre el camino emprendido. Es un mensaje al mismo tiempo al resto de la región, que ha dejado de lado por la misma dinámica los intentos de integración productiva y política, al punto que del Mercosur lo único que queda es poco más que un lejano recuerdo. Otro factor relevante es la continuidad de la dependencia en el tiempo y la amenaza latente de graves consecuencias cuando el esquema finalmente caiga por su propio peso, como demostró el default tras el proceso neoliberal del menemismo y la Alianza. Sobre el punto es importante puntualizar que varios de los actores económicos y hasta los personajes políticos son los mismos entonces y ahora, lejos de los “70 años de populismo” con que pretende confundir el oficialismo.

Que el Gobierno gane eventualmente tiempo con más dólares del FMI y en el mejor de los casos, según las aspiraciones de Cambiemos y de Estados Unidos, tenga expectativas de sostenerse en el poder después de 2019, llevó al colega Fernando Krakowiak a identificar puntos de contacto entre la situación actual y lo que fue el origen del Plan Primavera en agosto de 1988, al final del gobierno de Raúl Alfonsín. Por supuesto que existen enormes diferencias de contexto económico, político y geopolítico en la situación actual respecto de aquel momento. Pero valga como juego recordar lo que dice Wikipedia sobre aquella experiencia: “El Plan Primavera fue un plan económico ortodoxo que intentó estabilizar la economía argentina. Fue concebido con el propósito de evitar el estallido hiperinflacionario antes de la elección presidencial de mayo de 1989. Su única meta residía en la remota posibilidad de una reversión de las encuestas preelectorales a favor del candidato radical”. Aquel intento tan aventurado como inviable se estrelló el 6 de febrero de 1989, cuando José Luis Machinea desde el Banco Central sucumbió a los embates de los mercados financieros y concedió la devaluación del Austral, desencadenando la híper. El plan duró seis meses.

Publicado en:
https://www.pagina12.com.ar/143804-plan-primavera

¿Y si cambia Cristina?, por Nano Thompson (para "El Canciller" del 20-09-18)


Pese a la delicada situación económica, según las encuestas, Macri le ganaría un eventual ballotage a Cristina Fernández de Kirchner en la elección presidencial del año próximo. Un pasado venturoso contra un presente tortuoso.

Por: Nano Thompson

Si comparativamente las presidencias de la era K fueron en términos generales mucho más beneficiosas para los argentinos que la actual de Cambiemos, ¿cómo es posible que Mauricio Macri pueda vencer a Cristina Fernández de Kirchner? La ruptura con la clase media, los errores de comunicación, la persecución judicial y el poder de los medios heegmónicos tal vez puedan explicar esta situación.

En este marco, ¿puede el kirchnerismo "volver a enamorar" a esos argentinos que respaldaron masivamente al modelo en 2011, pero que a partir de 2013 le dieron la espalda?

"Me arrepiento de no haber sido lo suficientemente inteligente o amplia para poder persuadir o convencer de que lo que estábamos haciendo, con errores o aciertos, había mejorado la vida de millones de argentinos y la posición de la República Argentina", expresó la actual senadora nacional en la sesión que trataba los allanamientos a sus propiedades.

En esa línea llegó la tan esperada autocrítica reclamada desde diversos sectores, incluso de espacios aliados. Esta frase expone dos hechos tan ciertos como ineludibles e irrefutables: el kirchnerismo mejoró considerablemente la vida de los argentinos y, a su vez, no pudo convencer a gran parte de la sociedad que esto era así. Complejo.

¿Puede el kirchnerismo volver a enamorar a esos argentinos que a partir de 2013 le dieron la espalda?

A la aplastante victoria del FpV en 2011 le siguieron el revés en las legislativas de 2013, en la provincia de Buenos Aires frente a Sergio Massa, y la derrota de Daniel Scioli a manos de Mauricio Macri, en 2015.

Ya en el año 2017, con el nuevo frente Unidad Ciudadana, Cristina –asediada judicialmente– perdió por pocos puntos contra el mudo Esteban Bullrich. ¿Qué pasó para que suceda tal declinación? Pasaron cosas.

Los medios de comunicación, con el Grupo Clarín a la cabeza, iniciaron una campaña de desgaste permanente. De hecho, el difunto editorialista Julio Blanck aseguró haber realizado un "periodismo de guerra" contra el kirchnerismo.

Otra situación que no ayudó fue la crisis de divisas que obligó a la anterior gestión a realizar un férreo control sobre la venta de dólares. Por otra parte, el trágico accidente en Once tampoco colaboró para mostrar la incipiente recuperación del sistema ferroviario.

Y, por último, la piedra en el zapato del desarrollo con inclusión hizo mella: la explosiva combinación del pago del impuesto a las ganancias más la temida inflación se transformaron en un problema mayor para un sector acostumbrado económicamente al beneficio del modelo.

Estas fueron algunas de las vicisitudes que alejaron al kirchnerismo de la pujante y poco memoriosa clase media argentina.



Así, CFK se volcó sobre su nueva base. La "fuerza de un país" resultó ser solo la propia. El discurso apuntó cada vez más hacia los convencidos y fue perdiendo el apoyo de otros sectores que lo sostuvieron en su gobierno.

Las largas cadenas nacionales sirvieron como un vínculo comunicacional solo con aquellos interesados en escucharla, mientras los demás sectores de la sociedad no aceptaban la costumbre de verla durante más de una hora. Encima, lo que se interpretaba de dichos discursos era una imposición vertical de los conceptos de comunicación que eran criticados en los medios y las redes sociales.

Y ahí es donde el macrismo vio una lucecita. Apoyado en la construcción mediática que demonizó todo lo asociado a la letra K, Macri logró articular un discurso mucho más amplio –a fuerza de falsas promesas, claro.

En ese marco, al núcleo duro antikirchnerista pudo sumarle a otros sectores, típicamente despolitizados, que deciden sus preferencias electorales en base a quien creen que les va a garantizar un futuro mejor. Que después lo haga o no es otra cosa, ya encontrarán a quién responsabilizar por eso.

Al núcleo duro antikirchnerista, el macrismo pudo sumarle otros sectores típicamente despolitizados, que deciden su voto en base a quien creen que les va a garantizar un futuro mejor. Aunque después no lo haga.

Cierto es que el macrismo es prolífico durante sus campañas electorales. También lo es que su eficiencia resulta mucho más fácil cuando tenés a todos los medios de comunicación a favor, un ayudín innegable. Posiblemente esta situación se repita en la elección presidencial de 2019, pero con una excepción inédita: el desgaste de una presidencia que no cumplió las expectativas, ni una.

Por ahora –y según las siempre polémicas encuestas– Macri le ganaría a CFK en un eventual ballotage si los dos son candidatos. ¿Puede Cristina o el candidato del espacio que presente el kirchnerismo revertir esta situación?

Varios factores jugarán esa partida. En primer lugar, qué tan dañada llega a la campaña electoral la imagen de Macri si es candidato. En segundo término, resta saber hasta dónde llegará la avanzada judicial contra la ex presidenta. Tercero, las alianzas o el grado de unidad que se logre en una oposición atomizada.

Por último, y quizás lo más importante, es que la fuerza política que se inició en 2003 y en 12 años mejoró la vida de los argentinos pueda construir un nuevo discurso capaz de volver a enamorar y restablecer el vínculo con gran parte de la sociedad.

Reelaborar un vínculo comunicacional con los sectores que se perdieron no es nada sencillo. No obstante, la desilusión del gobierno de Macri deja una gran base en disponibilidad que puede ser captada.



Desde Cambiemos, con Durán Barba a la cabeza, tienen la certeza de que el kirchnerismo actuará igual que siempre y eso facilitará la reelección de Macri, pero como dijo la ex presidente en su autocrítica, es necesario ser inteligente y amplio para poder convencer y persuadir, sobre todo si tenemos en cuenta que no se trata solo de ganar una elección presidencial, sino también de la necesidad de un gobierno fuerte que pueda agarrar el fierro caliente de la pesada herencia macrista.

¿Y si cambia Cristina? Qué quilombo se va a armar.

Publicado en:
https://elcanciller.com/nota/6175/y-si-cambia-cristina

Juan Grabois, el dirigente librepensador cercano al Papa que el Gobierno odia, teme y necesita, por "El Canciller" del 19-09-18


Ayer por la mañana, Juan Grabois acompañó otra vez a Cristina Kirchner a Comodoro Py, donde la expresidenta dejó un escrito en el marco de la causa por la denominada "ruta del dinero K". Ayer por la noche fue detenido mientras reclamaba la liberación de dos militantes de su agrupación, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), y de seis trabajadores de la economía popular que estaban presos en la Comisaría 18 de Constitución.

Grabois tiene 35 años, tres hijos y una relación política creciente con la senadora de Unidad Ciudadana. Aunque no se autodefine kirchnerista y se desliga de su gobierno, mantuvo reuniones con ella y la considera la principal referente política de los sectores populares. Por eso, dice, la acompaña a los Tribunales. "La defiendo porque si destruyen esa fuerza política la Argentina va a ser un país peor", dijo en una reciente entrevista con La Nación.



Gracias a su trabajo con los sectores sociales más postergados, el referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) cultivó muchas amistades en la política. La más conocida es la que mantiene con el papa Francisco, al que siempre intenta despegar de sus dichos y acciones pero con quien mantiene un fluido diálogo: es una constante fuente de consulta del pontífice sobre el modo en que impactan las decisiones económicas del Gobierno en los barrios vulnerables.

Su vínculo con Mario Quintana y Fabián "Pepín" Rodríguez Simón es menos público y no atraviesa su mejor momento. En los primeros años de la gestión Cambiemos, Quintana aprovechó su pasado de iglesia para acercar posiciones con Grabois, como herramienta para garantizar la paz social. La relación comenzó por un proyecto de integración urbana de los barrios populares, a través de una persona en común. Según el dirigente social, se estaba avanzando hasta que el Ejecutivo decidió cambiar el rumbo. "Es una persona que respeto por su coherencia y por sus intenciones, más allá de que podamos tener diferencias. Juan se preocupa por los pobres y yo también", dijo el exvicejefe de Gabinete sobre él en una entrevista con Perfil.



Crítico de las declaraciones de algunos referentes kirchneristas sobre un eventual final anticipado del gobierno de Macri y opositor al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (considera que fue una maniobra distractiva del Gobierno para dividir a las clases populares), Grabois cree que con las contradicciones "no hay que enojarse", porque el objetivo final debe ser luchar contra un sistema de explotación que la Casa Rosada está lejos de querer combatir. Sabe, en ese sentido, que Quintana miente con respecto a la preocupación del macrismo por la pobreza, o al menos la posición del exfuncionario no es la mayoritaria ni la principal en su espacio. Para Grabois, Cambiemos "representa los intereses de los sectores económicamente privilegiados".

En el último tiempo, el creciente perfil del referente de la CTEP llevó a que su nombre empiece a figurar entre las posibles candidaturas en 2019. "Ojalá el enorme marco de unidad que se congrego bajo la lluvia para defender a un puñado de laburantes y luchadores sociales de un gobierno autoritario se conserve para defender al Pueblo argentino del saqueo y la miseria planificada", escribió en Twitter anoche tras ser liberado. Cristina lo retuiteó. Cerca de la expresidenta critican su "purismo", pero observan con admiración su compromiso, su retórica y su juventud. Por eso, en su objetivo final de sacar a Macri del poder, el kirchnerismo sabe que lo necesita. El macrismo, que debe contener la creciente degradación social en un año electoral, también.

Publicado en:
https://elcanciller.com/nota/6152/juan-grabois-el-dirigente-librepensador-cercano-al-papa-que-el-gobierno-odia-teme-y-necesita

PIGNANELLI: “Esto se va al carajo”: economista le pone fecha de vencimiento a Macri y le da como mucho 6 meses, por "info135" del 22-09-18



22 septiembre, 2018 

Invitado al programa “GPS”, por A24, el economista Aldo Pignanelli se mostró crítico y preocupado por la situación actual en diálogo con Rolando Graña. Aseguró que la Argentina “ya está en un default social porque la gente no morfa”. Pero además pronosticó que “si en breve no hay un anuncio del Fondo esto se va al carajo” y que le da como mucho 90 días para que eso ocurra.

Las frases más fuertes:

-“Si en lo inmediato no hay un anuncio del Fondo, esto se va al carajo”.

-“Es así, te vas al carajo porque te quedás sin dólares”.

-“Supongamos que va a haber, en qué condiciones. Se va al carajo en seis meses”.



-“Porque se va al carajo socialmente, porque te va a decir ‘deje flotar al dólar para que no se sigan fugando capitales, haga un ajuste infernal en el Estado'”.

-“Estamos en un default social, si la gente no morfa”.

-“¿Cuánto va a durar esta primavera?”, le preguntó Graña.

-“Yo calculo que puede ser en 60, 90 días, hasta que ellos vean el riesgo de devaluación, le van a avisar una semana antes que hay riesgo de devaluación, se van a ir, y te van a dejar la deuda”.

Mirá el video


Publicado en:
https://info135.com.ar/2018/09/22/esto-se-va-al-carajo-economista-le-pone-fecha-de-vencimiento-a-macri-y-le-da-como-mucho-6-meses/