ÁLBUM DE IMAGENES DE "MIRANDO HACIA ADENTRO"

Todas las imágenes originales producidas por "Mirando hacia adentro" han sido publicadas en un blog satélite llamado "Mirando hacia adentro. Álbum de imágenes".

DEUDA EXTERNA ARGENTINA ON LINE

La página norteamericana "usdebtclock.org" informa segundo a segundo la evolución de las deudas de los países. Vea online y en directo el DESENDEUDAMIENTO ARGENTINO presionando AQUÍ.

Translate

miércoles, 5 de julio de 2017

Disparen contra Fernanda Vallejos, por Néstor Piccone (para "Página 12" del 05-07-17)


Néstor Piccone sostiene que la comunicación política requiere del trabajo en equipo, intersectorial, plural e transdisciplinario para que el enunciador se interrogue acerca qué decir, cómo decirlo y así evitar la encerrona que proponen los medios y comunicadores.

Por Néstor Piccone *


La batalla cultural, que para algunos sólo fue una frase de campaña en el marco del debate por la Ley de Servicios de Comunicación  Audiovisual, se da todo el día y todo el tiempo y, cada vez más, va delimitando dos campos contrapuestos, muchas veces definiendo un nuevo formato en la disputa histórica entre el poder económico y su clase dirigente y los fragmentados sectores explotados y excluidos y sus múltiples referentes.

Los escarceos mediáticos, que muchos simplifican reduciendo el análisis a la maldad intrínseca y la dirección política que ejerce Héctor Magnetto se despliegan con una cierta autonomía, aunque los posicionamientos responden a las dos matrices enunciadas: la popular versus la capitalista neoliberal.

Sin liberar a Magnetto de ninguna responsabilidad, la cuestión de los medios y su incidencia en la batalla cultural, excede a una figura y a un grupo mediático, por más poder que ostente.

Algunos ejemplos de los últimos días permiten visualizar rápidamente cómo se expresa la batalla y en todo caso sorprende la escasa capacidad reflexiva de la clase política que juega su cuerpo en los medios muchas veces con ingenuidad cuando no con displicencia.

Gustavo López, candidato del kirchnerismo en Capital Federal, conocedor de la dinámica mediática, impulsor de la ley de medios desde varios años antes que se promulgara, tiene un programa en la AM 740 Rebelde, todos los días de 9 a 12. Al día siguiente de una de sus participaciones en el programa Intratables, los oyentes de su programa de radio le pedían que no fuera más, que no se expusiera frente a la jauría y el griterío que, según mi opinión, reduce el debate a un chismorreo siempre reaccionario y malintencionado.

Otro caso que puede resultar emblemático, lo protagonizó Fernanda Vallejos, joven economista, candidata sorpresa de Unidad Ciudadana, la lista de Cristina Fernández de Kirchner, quien además acreditaba una destreza encomiable para dar pelea en las pantallas frente a  adversarios de distinto pelaje. Pero Vallejos, fue rápidamente elevada a la tapa de los diarios Clarín y La Nación, no por sus méritos, sino por las declaraciones realizadas  a las emisoras de frecuencia modulada: Radio con Vos y Blue.

Luego de semejante, desproporcionada y seguramente –no buscada– exposición, Fernanda  se llamó a prudente silencio.

Los dos ejemplos son suficientes para comprender que cuando se habla de problemas de comunicación, su resolución no pasa por exhortaciones a los medios y periodistas, para que se mantengan independientes y garanticen una comunicación plural y democrática. Esa súplica puede haber funcionado durante las primeras etapas del periodismo bajo el dominio del capitalismo liberal. Hoy la realidad es otra. El neoliberalismo, de una hegemonía impredecible poco tiempo atrás, atraviesa todo el campo del lenguaje, jibarizando el pensamiento (frase acuñada por el periodista popular Pancho Muñoz) de las mayorías y en su afán no trepida en apelar a cualquier artilugio, sin respetar ningún protocolo.

¿Hay que ir a los programas de chismes y de arrebato político? ¿Se deben pasteurizar los relatos cuando se aparece en cámara? Podríamos seguir haciendo preguntas que circulan. Pero lo que seguramente no hay que hacer es entrar a la cancha sin equipo. Ni dejar de problematizar una situación harto compleja.

La comunicación y la comunicación política, con mayor dedicación, requieren –cuanto menos– de un trabajo en equipo, intersectorial, plural, transdisciplinario, (y en campaña centralizado) para que el enunciador, no sólo se interrogue si se asiste o no a un determinado medio o formato, sino qué se dice, cómo se dice –tanto verbal como actitudinalmente– pero también cómo se trasciende la encerrona trágica (remite al psicoanalista argentino Fernando Ulloa) que proponen los medios y comunicadores, los que –consciente o inconscientemente–  buscan envolver cualquier enunciado en el juego perverso de la hegemonía neoliberal.

* Licenciado en Psicología, trabajador de prensa.

Publicado en:
https://www.pagina12.com.ar/48149-disparen-contra-fernanda-vallejos

No hay comentarios: