ÁLBUM DE IMAGENES DE "MIRANDO HACIA ADENTRO"

Todas las imágenes originales producidas por "Mirando hacia adentro" han sido publicadas en un blog satélite llamado "Mirando hacia adentro. Álbum de imágenes".

DEUDA EXTERNA ARGENTINA ON LINE

La página norteamericana "usdebtclock.org" informa segundo a segundo la evolución de las deudas de los países. Vea online y en directo el REENDEUDAMIENTO ARGENTINO presionando AQUÍ.

Translate

lunes, 18 de junio de 2018

El Papa defendió la anterior ley de Medios y aniquiló a Macri y al Grupo Clarín, por "info135" del 18-06-18


18 junio, 2018 

El Papa Francisco, en una misa celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta, denunció el poder de la comunicación calumniosa que “destruye” la libre comunicación.“Por ejemplo pensemos: existe una ley de los medios, de comunicación, se cancela esa ley; se entrega todo el aparato comunicativo a una empresa, a una sociedad que calumnia, que dice falsedades, debilita la vida democrática. Luego vienen los jueces a juzgar a esta institución debilitada, estas personas destruidas, condenadas, y así va adelante una dictadura. Las dictaduras, todas, han comenzado así, con adulterar la comunicación, para poner a la comunicación en las manos de una persona sin escrúpulos, de un gobierno sin escrúpulos”, afirmó Francisco que, sin nombrarlo, recordó del desguace de la Ley de Medios del gobierno anterior y la entrega de todo el poder al Grupo Clarín.

En su homilía, el Papa recordó que “si se quieren destruir a las instituciones o personas, se comience a calumniar. Se usa la seducción que el escándalo tiene en la comunicación”. Y agrega: “Se seduce con los escándalos. Las buenas noticias no son seductoras: si, pero que bien que ha hecho. Y pasa… Pero un escándalo: pero has visto. Has visto esto. Has visto aquel otro. ¿Qué cosa ha hecho? Esta situación… Pero no puede, no se puede ir adelante así. Y así la comunicación crece, y esa persona, esa institución, aquel país termina en la ruina. No se juzgan al final a las personas. Se juzgan las ruinas de las personas o de las instituciones, porque no pueden defenderse”.

Luego, ya entra en la historia biblica. “La seducción del escándalo en la comunicación lleva justamente a un rincón”, es decir, “destruye” como le sucedió a Nabot que quería sólo ser fiel a la herencia de sus antepasados, no venderla”.

Francisco recuerda que muchas personas son, de hecho, destruidas por una comunicación malvada: “Muchas personas, tantos países destruidos por dictaduras malvadas y calumniosas. Pensemos por ejemplo en las dictaduras del siglo pasado. Pensemos en la persecución a los judíos, por ejemplo. Una comunicación calumniosa, contra los judíos; y terminaban en Auschwitz porque no merecían vivir. Oh, es un horror, pero un horror que sucede hoy: en las pequeñas sociedades, en las personas y en tantos países. El primer paso es apropiarse de la comunicación, y después la destrucción, el juicio, y la muerte”.

VER ALOCUCIÓN DEL PAPA


Publicado en:
https://info135.com.ar/2018/06/18/el-papa-defendio-la-anterior-ley-de-medios-y-aniquilo-a-macri-y-al-grupo-clarin/

El insólito día en que el Fondo Monetario Internacional criticó el neoliberalismo, por "BBC Mundo" del 29-06-18

El FMI defendió por años el neoliberalismo

Redacción
BBC Mundo
29 junio 2016



Vivir para ver. Eso habrán exclamado, incrédulos, muchos críticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) cuando leyeron hace un par de semanas un texto publicado en la página web de la entidad.


El escrito empieza diciendo: "En vez de llevar al crecimiento, algunas políticas neoliberales han aumentado la desigualdad, a la vez que ponen en peligro la expansión duradera".
La declaración, insólita para el organismo que, más que ningún otro, es asociado en la imaginación popular con la expansión de políticas económicas ortodoxas o "neoliberales", corresponde a un artículo de Jonathan D. Ostry, Prakash Loungani y Davide Furceri, todos ellos funcionarios del FMI.
Ostry es subdirector del Departamento de Investigaciones del organismo. Loungani es jefe de división y Furceri es economista en la misma dependencia.

Más desigualdad

Los tres pusieron su firma a un documento que dice en otro de sus pasajes: "Hay aspectos de la agenda neoliberal que no han funcionado como se esperaba". Mencionan, entre otras cosas, que "los costos en términos de aumento de desigualdad son prominentes".

En vez de llevar al crecimiento, algunas políticas neoliberales han aumentado la desigualdad, a la vez que ponen en peligro la expansión duraderaJonathan D. Ostry, Prakash Loungani y Davide Furceri


Y que esa desigualdad "le hace daño al nivel y la sustentabilidad del crecimiento".
BBC Mundo intentó comunicarse con los autores del artículo, titulado "Neoliberalism: Oversold?" (Neoliberalismo, sobrevendido?) pero no obtuvo respuesta alguna del Fondo Monetario Internacional a varias solicitudes de entrevista.
Las declaraciones de los tres funcionarios sorprenden por ser una aparente admisión de error por parte de expertos del FMI a las políticas que contra viento y marea buscó imponer la entidad a lo largo del mundo. Y que, según sus críticos, fueron adoptadas con un elevado costo social.

Planes de ajuste

El FMI fue creado después de la Segunda Guerra Mundial para ofrecer a los países apoyo financiero temporal cuando sufrieran crisis de divisas.
Sin embargo, a lo largo de las décadas, y en particular en América Latina, el organismo se hizo especialmente conocido (y frecuentemente criticado) por los planes de ajuste que imponía a los países receptores de sus créditos.

En América Latina el FMI ha sido muy controversial. Protesta en Ecuador
Derechos de autor de la imagenAFP


En América Latina, eso tuvo su expresión máxima durante la crisis de la deuda de la década de 1980.
La mayoría de los países de la región no pudieron seguir honrando la elevada deuda externa que habían adquirido en años de bonanza. Por lo que uno tras otro tuvieron que solicitar préstamos de emergencia ante el FMI.
Los que eran concedidos a cambio de compromisos en torno a planes de ajuste.
Estos planes requerían el desmantelamiento de entidades estatales, la apertura al libre comercio y la inversión extranjera, las privatizaciones y las disminuciones del gasto público en rubros que incluían muchas veces la inversión social.
En no pocos casos, las políticas de ajuste pusieron fin a la inestabilidad macroeconómica extrema que vivían esos países sitiados por la deuda y la hiperinflación.
Pero también son asociados, especialmente en los 1980, con un desempleo disparado y un deterioro tal en los niveles de vida, que muchos se refieren a ese periodo todavía como la "década perdida" de la economía latinoamericana.

Ventajas a largo plazo

Pocos discutían en ese entonces la existencia de costos de corto plazo en esas llamadas "terapias de choque" en las que el Estado despedía a miles de empleados y sometía súbitamente a los productores locales a la competencia externa.


El informe reconoce problemas con el neoliberalismo. Protesta en NicaraguaDerechos de autor de la imagen AFP


Pero todo lo anterior, aseguraba el FMI , aumentaría en el largo plazo la eficiencia de la economía, y le permitiría a los países no solamente pagar sus deudas sino mejorar el crecimiento y el bienestar de sus habitantes.
El ajuste se defendía como el remedio doloroso, más necesario, para garantizar el éxito económico futuro de los países.
Un precepto que han puesto en duda los investigadores del FMI con su reciente artículo.

"Politización"

El texto ha llevado a críticas intensas al organismo a lo largo del espectro ideológico.
Voces izquierdistas lo ven como una contradicción de parte de un organismo que por muchos tiempo presentó las políticas ortodoxas como una verdad indiscutible.
Pero desde la otra orilla, las críticas no son menos intensas.


Christine Lagarde está al frente del FMI. Christine Lagar de Derechos de autor de la imagenAFP
Image caption

"El solo uso de la palabra 'neoliberal' en el título del artículo, refleja una politización de la discusión", le dice a BBC Mundo Steve Hanke, economista asociado al Instituto Cato, un centro de investigación de corte conservador en Estados Unidos, y que fue asesor de numerosos gobiernos, incluyendo los de Venezuela e Indonesia, durante la aplicación de ese tipo de políticas.
"En América Latina la palabra 'neoliberal' es una expresión politizada usada por la izquierda para desacreditar a su enemigo ideológico" sin argumentos técnicos, añade Hanke.
"No hay evidencia de lo que los investigadores sostienen en su artículo", insiste Hanke, reiterando que, en su opinión, no hay duda que medidas como las privatizaciones fueron las correctas.

Cuestión de fe

En su trabajo, los investigadores del FMI incluso ponen un manto de duda sobre la experiencia chilena con el llamado "neoliberalismo", la más paradigmática en la región después de su implementación a partir de 1973 bajo el entonces presidente de facto Augusto Pinochet.


El FMI ha defendido sus programas de ajuste en todo el mundo. Protesta contra el FMI Derechos de autor de la imagenAFP


"La experiencia de Chile y la de otros países sugiere que ninguna agenda fija produce buenos resultados para todos los países en todas las circunstancias",dicen los expertos.
Y el artículo termina con una frase que, quien lo creyera, parece sacada de las consignas que en los años ochenta gritaban los que se oponían a las políticas de ajuste del Fondo Monetario, calificándolas entonces de obsesión ideológica impulsada por dirigentes derechistas.
Asegura el artículo del FMI publicado este mes que "los diseñadores de políticas y las instituciones como el Fondo Monetario Internacional, que las aconsejan, deben ser guiadas no por la fe sino por la evidencia de lo que ha funcionado".

Publicado en:
http://www.bbc.com/mundo/noticias-36612298

Expectativas irracionales, por Santiago Fraschina (para "Página 12" del 17-06-18)

Federico Sturzenegger, ex presidente del Banco Central.
Imagen: NA

17 de junio de 2018

El relevamiento de variables macroeconómicas realizado por las consultoras y bancos para el BCRA

Consultoras del establishment, en línea con los intereses del Gobierno, subestiman la evolución de la inflación para condicionar las negociaciones paritarias a la baja.

Por Santiago Fraschina


Las expectativas inverosímiles de inflación, que provienen de la enorme mayoría de las consultoras económicas y bancos de inversión, fueron funcionales al Gobierno en su objetivo de consolidar un proceso de ajuste en los salario. Las paritarias con tope se convalidaron en un contexto que dista totalmente al actual. En ese entonces, los consultores subestimaron los aumentos; condición necesaria para que el Ejecutivo negocie paritarias “tope”, prontamente superadas por el alza acumulada de los precios. En este marco, resulta relevante analizar los yerros de las principales consultoras económicas para poder enfocar, a la luz de los hechos, el tamaño de las divergencias y su impacto en materia de negociación salarial.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el BCRA es fiel reflejo de los errores en las proyecciones oficiales y privadas. Cabe mencionar, que cuando se habla del REM, se hace referencia a pronósticos sobre variables que el BCRA se encarga de recopilar a partir de las proyecciones que esbozan las consultoras del establishment. El informe, que se difunde mensualmente, debería captar, de manera neutral, las expectativas más posibles sobre la evolución de la inflación, tasa de interés, tipo de cambio nominal y actividad económica, entre otras.

La muestra del REM dista de representar las expectativas de todo el espectro ideológico de analistas económicos. Más bien, lo que parece verificarse es un sesgo sistemático en una dirección exageradamente optimista, lo cual retroalimenta las decisiones erróneas por parte de los funcionarios, que conducen la política pública a partir de este reporte.

El derrotero errático de este relevamiento se puede comenzar a inferir indagando en su evolución. A principios de 2017, el REM proyectaba una inflación consolidada anual de 19,5 por ciento. A medida que los meses transcurrían, los incrementos de precios no daban tregua, y los pronósticos debieron ajustarse continuamente para converger “por abajo” al dato efectivo de inflación anual (24,8 por ciento). En abril, las “expectativas del mercado” para los doce meses subsiguientes marcaban una inflación de 17,9 por ciento. Hoy se sabe que la inflación anual entre abril de 2017 y 2018 fue 25,5 por ciento. El sesgo de las estimaciones fue de casi ocho puntos porcentuales.

Para instituciones con “probada experiencia en el análisis de la coyuntura local”, como son presentadas las consultas en las consideraciones del REM, semejante brecha debe ser analizada desde una óptica que exceda lo estrictamente técnico-metodológico. Estos números fueron parte de la estrategia para imponer el techo de 15 por ciento a las paritarias.

Una primera hipótesis sobre este “error de expectativas” podría ser que las predicciones auspiciosas están basadas en un mero voto de confianza al equipo económico o tengan el objetivo de posicionar a la institución en un lugar de privilegio entre los analistas del establishment allegados al Gobierno. Otra posibilidad es que las predicciones tengan un riguroso basamento en la realidad económica. Analistas ortodoxos, confiados en la efectividad del Gobierno en controlar las subas de precios con solo el hecho de aspirar dinero en circulación. Así es que se produce un alejamiento entre la inflación efectiva y lo que se esperaría de acuerdo a los postulados –erróneos- de teorías inaplicables para economías con nuestra matriz productiva.

Como no se puede tapar el sol con las manos, conforme avanza el año, el REM termina convergiendo a los verdaderos valores inflacionarios. En el último reporte de mayo, ya se proyectaba una inflación de 27,1 por ciento para el consolidado de 2018. Esta expectativa, es 5,1 puntos porcentuales más alta que la del mes anterior (22,0 por ciento). Los mismos voceros del establishment económico, que suelen subestimar la inflación, ya no pueden sostener un escenario de menor inflación que el año pasado. De hecho, de mantener el REM el mismo sesgo promedio de 2017, el año cerraría en una inflación de 31,4 por ciento, cifra que después de los detalles del acuerdo con el FMI ya no parece improbable. Por lo pronto, y habiéndose acumulado 12 por ciento de inflación en los primeros cinco meses del año, y restando aún el traslado a precios de la devaluación, el reciente incremento de las naftas y el aumento del transporte, el REM le pone un piso a lo que será la inflación de este año.

Pero el sesgo sobre la hipótesis inflacionaria no es el único: los errores que presentan las proyecciones de las demás variables relevadas no se quedan atrás. Por caso, el pronóstico sobre la tasa de interés de política monetaria ha presentado la misma subestimación sistemática. De esta manera, a inicios de 2017 se esperaba que el año finalice con una tasa nominal anual del 20 por ciento, cuando el dato efectivo fue 28,75 por ciento. El panorama no se muestra más auspicioso que el actual. Con un programa económico que no logró resultado alguno en materia inflacionaria, excesivo optimismo retórico en el Gobierno y sus analistas afines, y sin cambios en los factores estructurales del programa económico, es probable que el escenario se repita en 2018.

La dinámica errática se observa también en el relevamiento de la tasa de política monetaria. Se va ajustando paulatinamente al alza, conforme se retroalimenta el proceso inflacionario. Así mientras que a inicios de año del REM se postulaba una tasa esperada de política monetaria del 21,8 por ciento, hoy está en el 40..

Los efectos negativos de la adopción religiosa de esas “expectativas irracionales” no debe ser subestimada. La aceptación irreflexiva de las sugerencias de analistas encumbrados suele retroalimentar los errores. El origen del actual proceso inflacionario no tiene que ver con un desvío inocente ni con la impericia; es un resultado buscado para redistribuir ingresos. En este escenario, se pone en valor el grado de fortaleza que puedan consolidar los principales agrupamientos sindicales para articular herramientas que permitan morigerar los efectos corrosivos de las subas de precios sobre los ingresos


* Director de la Licenciatura en Economía de la Universidad Nacional de Avellaneda e integrante del Colectivo Economía Política para la Argentina (EPPA).

Publicado en:
https://www.pagina12.com.ar/122104-expectativas-irracionales

Cambiemos ya es Zafemos, por Martín Granovsky (para "Página 12" del 17-06-18)



Imagen: Jorge Larrosa

Mauricio Macri quiere tres cosas que no siempre son fáciles de lograr al mismo tiempo: ganar, durar y seguir en la propia.

No se trata, en su caso, de morir con las botas puestas. Tampoco busca forma alguna de inmolación. Se trata de durar para seguir cambiando la Argentina de modo regresivo y garantizar los beneficios de los dos sectores que más avanzaron en los últimos dos años y medio: las empresas distribuidoras de energía y los operadores que garantizaron la fuga de divisas.

Los aumentos en electricidad llegaron al 1700 por ciento desde el 10 de diciembre de 2015. Desde ese período la fuga de divisas llegó a los 90 mil millones de dólares. Son cifras del Observatorio de la Deuda Externa de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, que dirige Arnaldo Bocco. Los números son de abril. Bocco prepara un nuevo informe que mostraría, según pudo saber PáginaI12, una situación aún más miserable del sector externo.

Los ministros de Macri están a la vez para representar intereses sectoriales y, como todo ministro de cualquier gobierno y en cualquier época, para actuar de fusibles. Deben saltar cuando todo el circuito está en riesgo.

En el segundo sentido, el del circuito y los fusibles, Macri es un político pragmático. Su amor personal e ideológico por Federico Sturzenegger no alcanzó para que lo mantuviera al frente del Banco Central, y lo mismo acaba de suceder con Juan José Aranguren. La semana pasada PáginaI12  publicó una encuesta del Centro de Estudios de Opinión Pública que ilustraba la caída de imagen del Presidente  –su aprobación no pasa del 33 por ciento–, mostraba un 70 por ciento de rechazo al acuerdo con el FMI e indicaba otra franja de casi el 70 por ciento de disgusto por el aumento de servicios públicos. Al 69,2 por ciento de los consultados el tarifazo le parecía, sencillamente, “excesivo”.

Si Macri fuera solo un presidente oportunista y sin rumbo ni intereses que cuidar hubiera cambiado de objetivos. No lo hizo. Pero tal vez haya captado que su capital político disminuyó y no puede hacer todo al mismo tiempo. No puede desafiar a los ciudadanos, incluidos sus propios votantes, afectados por el tarifazo como el resto, y reforzar el camino de las ganancias rápidas en finanzas.

No es que Luis Caputo y Nicolás Dujovne carezcan de cuestionamientos. Los dos son ministros offshore con bienes en el exterior. En el caso de Dujovne, además, Macri le amplió sus jurisdicciones mientras un equipo de periodistas de Tiempo Argentino informaba que su casa en Belgrano está registrada como un baldío y paga impuesto inmobiliario en esa categoría. Es decir que, al menos por ahora, el puesto de interlocutor del Fondo resulta superior, a ojos del Presidente, que cualquier chispazo. De Caputo ni hablar: Macri lo consagró en el Banco Central y le agregó poder aunque está denunciado por negocios incompatibles con la función pública. En las páginas 4 y 5 de esta edición el análisis de la letra chica del acuerdo con el Fondo completa esta visión. Con un agregado: parte de las denuncias contra Caputo por el manejo de sus empresas en el exterior apuntó justamente a maniobras relacionadas con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de los jubilados. Exactamente una base provisional que corre riesgo de desaparecer a medida que se profundice el vínculo con el Fondo. Así se cumplirá lo que anunció Marcos Peña en diciembre: la poda de jubilaciones, tan criticada popularmente como el tarifazo, no era la reforma jubilatoria sino solo un service. La reforma será aún peor porque será eso, reforma.

¿Hará Javier Iguacel lo mismo que Aranguren? No tiene sentido hacer pronósticos. Lo obvio es que hará lo mismo que viene pensando Macri. El Presidente acaba de echar a Aranguren después de vetar las limitaciones al tarifazo sancionadas por las dos cámaras del Congreso por iniciativa de la oposición unificada. Hasta la medianoche, al menos, la Presidencia no había anunciado que retrotraía las tarifas a diciembre de 2015. Ni siquiera a noviembre de 2017 como establecía la norma que no llegó a nacer. Si las cosas siguen de este modo, Iguacel será un Aranguren sin su cara ya tan conocida. La verdad, suena improbable.

El nuevo ministro, por otra parte, fue un soldado de Macri en la escenificación del relato sobre la herencia recibida. Su primera misión en Vialidad Nacional fue encargar un estudio sobre las obras en las carreteras de Santa Cruz. Nada sobre los otros 23 distritos del país. En los últimos meses Iguacel fue uno de los funcionarios más elogiados por Elisa Carrió, la encargada de ocupar el espacio de la disidencia sin plantear ninguna diferencia de fondo. Una de las bases de la política energética es la dolarización del precio del gas en boca de pozo, que influye también en el componente gasífero de la electricidad. El Gobierno dejó de subsidiar usuarios mientras amplió la ganancia de las empresas y fijó un precio de casi siete dólares por millón de BTU, la unidad con la que se mide el flujo de gas, sin que nadie haya explicado el porqué.

La Justicia tiene dormida una denuncia presentada por Mariano Lovelli, presidente del Centro de Estudios para la Promoción de la Igualdad y la Solidaridad, Cepis e integrante del Observatorio de Tarifas de la Umet, según la cual Aranguren adelantó irregularmente un mes, de mayo a abril, el aumento de tarifas. Otro test para medir si la presencia de Iguacel en el nuevo mejor equipo de la historia es un cambio de fondo o un recambio que concreta un Presidente desesperado. Desesperado y con una gran suerte: no hay elecciones en 2018. Por eso juega todas sus fichas ahora. Estos meses es el líder de Zafemos.

martin.granovsky@gmail.com

Publicado en:
https://www.pagina12.com.ar/122207-cambiemos-ya-es-zafemos

domingo, 17 de junio de 2018

Islandia: la exitosa fórmula del país que no rescató a sus bancos pero salvó su economía, por BBC Mundo del 16-03-17


Redacción
BBC Mundo
16 marzo 2017

Islandia no tiene demasiadas cosas en común con Grecia.

Pero la isla gélida al borde del Ártico y el país del Mediterráneo tuvieron unas devastadoras pérdidas económicas durante la crisis financiera mundial que se desató en 2008, y cuyas consecuencias aún siente Europa.
La diferencia es que Grecia sigue sumida en una profunda crisis económica, mientras que Islandia ha podido estabilizar su situación, y este martes retiró los estrictos controles de cambio impuestos hace nueve años para salvarse del caos.
Ello hace que muchos se planteen qué podrían aprender Grecia y otras naciones en problemas de la experiencia islandesa.

Islandia fue una de las primeras víctimas europeas de la crisis financiera global.
En muy pocas partes fue tan devastador su impacto inicial.

La isla, de apenas 328.000 habitantes, llevaba años en una bonanza impulsada por sus bancos, que operaban con poca regulación y se habían endeudado a niveles históricos.

En medio del auge financiero, multinacionales islandesas compraban empresas en todo el mundo. Pero los bancos llegaron a tener pasivos por valor de US$86.000 millones en una economía cuyo PIB apenas llegaba a US$13.000 millones en 2009.
Cuando la crisis financiera empezó a propagarse a fines de 2008 desde Wall Street al resto del mundo, los bancos islandeses también se derrumbaron como un castillo de naipes.

Pero la respuesta de Islandia no fue la que indicaban los libros de texto.

Muchos expertos han indicado que, en una crisis financiera, pese a que es una medida muy impopular, tiene sentido que los gobiernos rescaten a los bancos con dinero de los contribuyentes, incluso si la crisis es causada por errores de esos mismos bancos.
La razón, argumentan, es que una quiebra masiva de bancos puede tener un efecto devastador y duradero sobre el resto de la economía, como el que se presentó durante la Gran Depresión de la década de 1930 en Estados Unidos.
Por lo que a veces se cree que resulta menos caro que el gobierno gaste millonadas rescatando a los banqueros, que sufrir la recesión que su colapso produciría en el resto de la economía.

Los islandeses no estuvieron de acuerdo con esa receta tradicional.
En cambio, el gobierno del momento dejó ir a los tres principales bancos del país a la quiebra.
"El 97% del sector bancario colapsó en cuestión de tres días", le dijo a la BBC Gudrun Johnsen, miembro de una comisión creada en Islandia para estudiar lecciones de esa crisis.
La quiebra bancaria, efectivamente, sepultó a la economía islandesa en una profunda recesión, tal como advertían los expertos.
El PIB colapsó, cayendo siete puntos porcentuales en un año. La moneda, la corona, se devaluó en un 80%. Y se impusieron controles a las divisas extranjeras.

Pero la recuperación que siguió fue relativamente rápida. Los balances contables de los bancos no siguieron generando incertidumbre. Muchos inversionistas aceptaron sus pérdidas y retomaron sus vidas.
No se usaron tantos recursos públicos para rescatar banqueros irresponsables.
Y al devaluarse la moneda local, los bienes y servicios islandeses se hicieron más baratos para los extranjeros.

Ello contribuyó al despegue de una nueva bonanza, esta vez en el turismo internacional, que se ha convertido en el negocio más dinámico de la nueva Islandia.
El país creció a una tasa del 7,2% en 2016, una cifra envidiable comparada con el estancamiento que aqueja a muchas otras naciones europeas.

¿Éxito?

Hay quienes vacilarían en describir la trayectoria de Islandia como un gran éxito económico. Es, al fin y al cabo, apenas la recuperación de la crisis financiera más profunda que hayan sufrido en su historia moderna.
Y se trata de un ajuste que costó mucho en términos de desempleo y recesión en los primeros años.
Pero es inevitable la comparación con la desesperadamente lenta recuperación económica de muchas naciones europeas.
En primer lugar, muchos interpretan que la lección de Islandia es que no es tan necesario en las crisis financieras rescatar a los bancos, como hicieron muchos países.
Pero hay que hacer nuevamente la salvedad de que en el caso islandés, dejar que los bancos fueran a la quiebra fue una decisión más fácil de tomar que en otras partes, pues la magnitud descomunal de las deudas hacía básicamente imposible que el gobierno pudiese asumir las obligaciones de estas instituciones financieras, incluso si hubiese existido la voluntad política de hacerlo.

Su propia moneda

También se habla mucho, en comparación con Grecia, por ejemplo, del papel que tuvo la flexibilidad en el manejo monetario para empujar la recuperación de Islandia.

Los islandeses pudieron devaluar su moneda para hacer más competitiva su economía al bajar los precios para los extranjeros, mientras que Grecia estaba atascada con el euro, una divisa que no controla, y por lo tanto se vio condenada a una recesión mucho más prolongada.
En toda esta discusión hay que tener en cuenta el pequeño tamaño de la población islandesa, que hace todavía más complejo buscar comparaciones significativas con otras naciones europeas.
En cualquier caso, Islandia celebra este martes su regreso pleno a los mercados internacionales y la "normalización" de su economía a nueve años de la crisis que por poco la ve sepultada.
Una normalización que sigue generando dudas sobre cuál es el recetario aplicable para los países que sufran situaciones semejantes en el futuro.

Publicado en:
http://www.bbc.com/mundo/noticias-39271510

El día que La Pampa cambió la historia, por Oscar Guisoni (para "Página 12" del 07-06-18)

Arriba: Carlos Verna, el gobernador peronista enfrentado a la Rosada. 


17 de junio de 2018

El rol del gobernador Verna y los diputados que permitieron aprobar la legalización del aborto

Las claves de la votación de Sergio Ziliotto, Melina Delú y Ariel Rauschenberger, que dieron vuelta el escenario a último momento en la Cámara baja.

Por Oscar Guisoni



“¿Dónde queda La Pampa?”. La pregunta parecía un chiste pero abundaba en las redes en la mañana del jueves 14. Y al mediodía el nombre de la provincia era ya tendencia en Twitter, junto con la marea de memes que mostraban a un malón viniendo en apoyo de los pañuelos verdes o los que improvisaban con el dicho popular… “La Pampa tiene el ombú y los votos…” Mientras los pampeanos explicaban que aquí no hay ombú, sino caldenes, algunos recordaban que la provincia Eva Perón - como se llamó originalmente el antiguo territorio nacional a partir de 1.952, hasta que la Libertadora le puso el nombre que tiene actualmente –nunca había sido tan decisiva en una votación histórica. Aunque la pregunta que se hacían en los medios del resto del país era ¿quiénes son estos diputados del peronismo que dieron vuelta una votación que estaba a punto de estrellarse en el Congreso? ¿Y por qué lo hicieron?

Para encontrar las respuestas hay que rebobinar un poco la película. Como sucedió en todas las provincias, la votación en torno a la ley del Aborto dividió aguas en La Pampa y cortó trasversal a los partidos políticos. Mientras el único diputado del PRO, Martín Maquieyra, se paseaba orondo desde hace días en las marchas de los PRO Vida, su socio el radical Daniel Kronenberger había anunciado su apoyo a la iniciativa.

La pelota estaba en el tejado del peronismo. De los tres diputados del PJ el único que se había manifestado a favor era Sergio Ziliotto. Electo en 2.015, Ziliotto es el tipo hombre del aparato fiel al gobernador Carlos Verna, que coronó con su diputación una larga carrera política. En el Congreso juega dentro del bloque del PJ “federal” y no está alineado con el kirchnerismo. Los otros dos diputados peronistas, Melina Delú y Ariel Rauschenberger integran el mismo bloque y todo indicaba que iban a votar en contra.

Rauschenberger fue funcionario del anterior gobierno provincial y estuvo alineado con el kirchnerismo hasta la llegada de Carlos Verna a la gobernación, mientras que Delú , hija y nieta de militantes peronistas de toda la vida, es una cultora del bajo perfil y proviene del riñón vernista.  Licenciada en Relaciones Internacionales, fue Directora de la Casa de La Pampa con apenas 27 años: casi no da entrevistas a los medios y nunca se desmarcó con su voto de lo que pide el gobernador.

Entonces entró en escena el gran jugador de la jornada, Carlos Verna. Y para entender la jugada hay también que rebobinar un poco. Verna es a estas alturas una de las figuras más desconcertantes que tiene la actual política argentina. Con 72 años recién cumplidos siempre estuvo ubicado en el lado conservador del peronismo. Acompañó a Néstor Kirchner durante su gobierno y se colocó en la vereda de enfrente de CFK armando bloque propio en el senado y votando casi todas sus iniciativas en contra. Aunque nunca rompió con el PJ, ganó la interna al kirchnerismo en 2.015 y se perfilaba como uno de esos gobernadores peronistas del interior que le iban a facilitar a Macri la gobernabilidad a cambio de caja.

Pero el idilio con Nación duró apenas unos meses. Al mando de una provincia de las mejor administradas del país, con muchos recursos y pocos habitantes, Verna saltó del esquema cuando denunció que el gobierno lo había engañado con el Pacto Fiscal y a partir de ahí se transformó en una bestia negra para el macrismo. Primero le hundió con la misma contundencia con que el jueves empujó la ley verde, la reforma que pretendía instalar el voto electrónico antes de las elecciones de 2017 en todo el país. Luego fue decisivo a la hora de hacerle morder el polvo de la derrota al gobierno en la primera y bochornosa votación fallida de la reforma previsional.

Pero no quedó ahí la cosa. Su cintura política logró lo que muchos otros peronismos locales añoran: un acercamiento con el kirchnerismo que parecía imposible luego de aquel sonoro “andá a lavar los platos” que le espetó a Cristina cuando ambos eran senadores en los años noventa. Y en 2.017 llegó a las elecciones no sólo con todos los sectores del PJ dentro, sino que también consiguió que no se presentara por fuera Nuevo Encuentro, en un contexto de áspera disputa con el PRO que se terminó saldando a favor del PJ por poco más de 70 votos.

A partir de esa victoria Verna apretó el acelerador de su mutación histórica y con fino olfato político asumió banderas de la más pura tradición peronista despejando cualquier duda que pudiera haber con respecto a su oposición frontal al macrismo. Criticó con dureza el acuerdo con el FMI, abrió paritarias estatales con cláusula gatillo cuando el gobierno nacional las negaba, rechazó el plan de salud pública nacional por insuficiente y hasta se dio el lujo de ir a votar en las PASO preguntando ¿Dónde está Santiago Maldonado?, mientras el país estaba conmocionado por la desaparición del joven en el sur.

En la madrugada del jueves Verna, que venía siguiendo atentamente el poroteo de los votos a favor y en contra de la ley, vio una oportunidad política impensada para rematar su giro y terminar de darle un peso específico a su figura a nivel nacional. Todo indicaba que se iba a un empate y el crucifijo en la mesa de Monzó hacía prever que el desenlace no iba a ser precisamente el que miles de mujeres movilizadas esperaban en las calles. Así que haciendo gala de la capacidad de conducción política que nadie le niega, juntó a sus tres diputados decisivos y convenció a los dos que estaban remisos a cambiar su voto. Para cerrar toda posibilidad de presión, el primero de los convencidos, Sergio Ziliotto, disparó un twitt a las 8.11 am en el que anunciaba oficialmente que los pampeanos iban a votar a favor. Y a partir de ahí todo fue otra historia. La única provincia argentina que siempre ha sido gobernada por el peronismo mientras hubo democracia en el país, se pintó de verde y fue, por un momento, más Eva Perón que Pampa.


Publicado en:
https://www.pagina12.com.ar/122193-el-dia-que-la-pampa-cambio-la-historia

ATADOS DE PIES Y MANOS, por Alfredo Zaiat (para "Página 12" del 17-06-18)

ISLANDIA NO ARREGLÓ CON EL FMI; ARGENTINA SI...

17 de junio de 2018

La administración de la economía quedará bajo control general del Fondo Monetario Internacional

El análisis detallado de la Carta de Intención con el FMI revela que no son tantos los dólares que se podrán utilizar para tranquilizar el mercado. Si no se cumplen las metas de inflación, se puede caer el acuerdo. Riesgo de desborde de la cotización del dólar.

Por Alfredo Zaiat
ARRIBA: Messi ya leyó la Carta de Intención con el FMI


El dólar se acercó a los 30 pesos, el rendimiento de las Lebac que vencen pasado mañana trepó al 60 por ciento anual en el mercado secundario y el Banco Central quedó atado de pies y manos. Las exportadoras de cereales prometen liquidar pero lo hacen en cuentagotas especulando con una cotización más alta y los grandes bancos, locales y extranjeros, se comprometen a apoyar mientras avanzan en la dolarización de activos. El gobierno de Macri corre contra reloj para evitar un descalabro mayor, cuando ya es la crisis cambiaria más importante desde el estallido de la convertibilidad por la magnitud de la devaluación y pérdida de reservas. En dos días hay otro mega vencimiento de Lebac, la bomba que dejó la conducción frívola e incompetente de Federico Sturzenegger-Lucas Llach en el Banco Central, pero faltan cuatro o cinco días hasta que ingresen los dólares del Fondo Monetario que permitirán intervenir en la city para calmar un poco a las fieras. La economía quedará bajo la tutela general del FMI a cambio de esos dólares, que inicialmente eran para brindar una chance electoral al macrismo el año próximo y hoy se revelan como indispensables para evitar un descontrol económico inmediato. 

Dependencia

A partir del acuerdo por 50 mil millones de dólares, con un primer desembolso de 15 mil millones en las 48 horas posteriores a la aprobación del directorio del miércoles de esta semana, cada una de las medidas fiscales, monetarias y cambiarias será auditada por el FMI. No sólo hará una supervisión general a la política económica de más ajuste del gasto público, más tarifazos y comienzo del remate del FGS-Anses para pagar jubilaciones. Los técnicos del Fondo encargados del monitoreo también recibirán información diaria, semanal y mensual de las principales variables, serán consultados en forma continúa acerca de la marcha de las metas establecidas y la Junta Ejecutiva del FMI evaluará cada trimestre, desde la primera revisión del 15 de septiembre próximo, si continúa con la línea de asistencia financiera. 

Del primer tramo de 15.000 millones de dólares, la mitad se utilizará como apoyo presupuestario al Tesoro para cubrir el déficit fiscal y la otra se sumará a las reservas del BCRA. Los 35.000 millones de dólares restantes serán tratados como “precautorios” y, en caso de liberarse, se distribuirán en 12 trimestres de 2900 millones de dólares cada uno, empezando el 15 de septiembre próximo y culminando el 15 de junio de 2021. 

La administración de la economía argentina pasará a estar bajo control del Fondo. “Además de criterios de evaluación periódicos, las condiciones incluyen criterios continuos de evaluación”, precisa el documento. No dejaron nada fuera del menú: hasta la forma y el monto de intervención en el mercado cambiario del Banco Central, en la venta al contado y a futuro de dólares, quedará bajo inspección permanente. Esta operatoria como otros manejos funcionales de la economía será auditada. Así quedó explícito en la Carta de Intención que rubricaron el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el ahora ex presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. 

En varios pasajes del documento de 33 páginas se pueden encontrar frases como “consultaremos con el FMI sobre la adopción de estas medidas adicionales” o estamos “comprometidos con mantener la habitual política de diálogo con el staff del FMI” o vamos a “proveer los datos e información que soliciten para monitorear la implementación del programa”. Las atribuciones entregadas son muy amplias. Hasta se incluyó que el FMI brindará asistencia técnica a la Oficina Anticorrupción y a la Unidad de Información Financiera (UIF). Se desconoce qué tipo de colaboración pueden ofrecer los técnicos del Fondo a esas dos dependencias públicas, que durante el macrismo se han convertido en vehículos de persecución a opositores y de protección a funcionarios del gobierno sospechados de corrupción.

Inflación

Tal es el nivel de dependencia a la que se ha comprometido la economía macrista, que si la tasa de inflación de este año supera el 32 por ciento anual en diciembre próximo el acuerdo puede caerse. La tasa de interés no descenderá del 40 por ciento hasta que no haya señales “tangibles de que tanto la inflación realizada como las expectativas de inflación a fines de 2019 comienzan a bajar”, adelanta el documento. 

La Carta de Intención borra las declaraciones políticamente correctas que en las últimas semanas ofrecieron funcionarios del gobierno de Macri y del FMI. Unos diciendo que ahora el Fondo cambió y otros afirmando que el plan fue diseñado exclusivamente por el gobierno argentino. Dujovne presenta como un logro que haya flexibilidad para el manejo del gasto social, previendo el deterioro de la situación social por el ajuste. El elemento novedosa de este stand by, respecto a anteriores firmados por Argentina, es otro: no serán supervisadas solamente las metas fiscales y monetarias; se incluyó la de inflación. El documento señala que “las perspectivas de inflación serán una parte crítica de cada revisión dentro del acuerdo”. La evolución de la tasa de inflación será tan relevante como cumplir con la cifra del déficit fiscal. En caso de no alcanzar la meta, empezará a correr el mecanismo del “waiver” (exención o perdón) del FMI para mantener a flote el préstamo stand by.

El punto 45 de la Carta de Intención dice: “El BCRA discutirá con el staff del Fondo la respuesta de política apropiada si la tasa de inflación de 12 meses del IPC excede el límite superior de la banda interior especificada (según la tabla adjunta, 29 por ciento en diciembre 2018  y 19 por ciento en diciembre de 2019). En caso de que la tasa de inflación del IPC a 12 meses exceda el límite superior de la banda exterior especificada (32 por ciento), las autoridades realizarán una consulta con la Junta Ejecutiva del FMI sobre su propuesta de respuesta de política antes de que los desembolsos del acuerdo estén disponibles. Específicamente, esa consulta con la Junta Ejecutiva explicará (i) la postura de la política monetaria y si el programa respaldado por el Fondo sigue en curso; (ii) las razones de las desviaciones de la banda especificada, teniendo en cuenta los factores compensadores; y (iii) acciones correctivas propuestas, según se considere necesario.”

El cumplimiento de esa meta de inflación será evaluado en la segunda  revisión del programa, el 15 de marzo del año próximo.

Reservas

La segunda vuelta de la devaluación, que terminó por eyectar a Federico No me quiero ir Sturzenegger del Banco Central, fue interpretada en la city por la exigencia de dejar el mercado cambiario en libre flotación sin ventas de reservas. Esta forma de intervención es la que está comprometida en el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras con el FMI. Pero la clave no se encuentra solamente en esa decisión conceptual, sino en la obligación pactada de cuántas reservas internacionales netas mínimas tiene que haber en el Banco Central. 

El stock del 4 de junio pasado fue de 23.100 millones de dólares. Este es el monto mínimo disponible –no los 49 mil millones que informa el BCRA– que debe preservarse, según queda explícito en el punto 29 del anexo II del Memorándum de Entendimiento Técnico. Por el acuerdo y hasta que no lleguen los dólares del FMI, el Central se quedó sin capacidad de intervención. 

La última participación fue la liquidación de unos 800 millones de dólares de la gestión Sturzenegger, intervención tan mal realizada que, en lugar de bajar la cotización, terminó subiendo. Este fue el límite para pasar de ser funcionario estrella a estar estrellado. Seguir quemando reservas hubiera puesto en riesgo la aprobación del acuerdo por parte del directorio del FMI. 

Con una pésima gestión diaria del mercado cambiario, evaluación que es compartida en la city, y sin dólares suficiente en las reservas, el sendero para el tipo de cambio fue ascendente. Ni el cambio de figuritas de Sturzenegger por Caputo pudo frenar la corrida, simplemente porque no hay suficientes dólares disponibles para atender la demanda. Al mesadinerista que fue ubicado en el máximo cargo del BCRA, que estará acompañado por otro especialista de Wall Street, Gustavo Cañonero (ex Deutsche Bank), sólo le queda rezar para llegar sin tantos golpes a los últimos días de la semana próxima, cuando aparecerán los dólares del FMI.

El comportamiento del mercado de cambios que disparó el dólar a cerca de 30 pesos está en línea con lo asumido por Dujovne y Sturzenegger (su firma está estampada en la carta de agradecimiento a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde). Postulan que están “completamente comprometidos” con un tipo de cambio flexible y determinado por el mercado; que se proponen limitar las ventas de reservas internacionales a períodos en que haya una “clara disfunción” del mercado; pero indican que incluso en esos casos, planean absorber las presiones externas a través de un tipo de cambio flexible y ventas de divisas muy limitadas. O sea, dejar que se devalué la moneda todo lo que el mercado estime o especule, sin mencionar que no habrá botes para todos. 

Dólares

Los billetes verdes del Fondo que estarán disponibles para que Luis Caputo empiece a jugar en la mesa de dinero del Banco Central no serán 15 mil millones. Este es el monto del desembolso inicial pero no podrá utilizarlos todos. En la Carta de Intención aparece el compromiso de incrementar las reservas internacionales mínimas en 5500 millones de dólares a fines de este mes, para llevarlas a 28.600 millones. La suma que podrá ser liberada al mercado para satisfacer la demanda creciente será entonces de 9500 millones de dólares. ¿Para cuántos meses alcanzará?

El poder de fuego del Banco Central no será de 50 mil millones de dólares, monto del paquete total del stand by de 36 meses, ni de 15 mil millones de dólares del primer desembolso luego de la aprobación del acuerdo el miércoles próximo, sino que será de sólo 9500 millones. Parte de esos billetes serán entregados a la plaza cambiaria a través de un mecanismo de subasta de divisas que aún no fue precisado, pero que está previsto para fines de septiembre.  

Las limitaciones impuestas al Central no serán solamente con la venta al contando de dólares; también se establecieron restricciones para las operaciones a futuro. El stock base es de 2300 millones de dólares, medido al 4 de junio pasado, y hasta fin de este mes podrá subir en 1000 millones, y no más. Desde ese monto máximo de operaciones a futuro, el BCRA tiene que empezar a reducirlo con esta secuencia: 500 millones a fin de diciembre, 1000 millones a fin de marzo próximo y 1500 millones a fin de junio de 2019.

Cada uno de estos detalles, como otros, está incluido en la Carta de Intención convertida en la hoja de ruta de la economía macrista. El Fondo determinó varias limitaciones cambiarias y monetarias para la intervención del Banco Central en el mercado, con la premisa fundamental de mantener el tipo de cambio libre. 

Cotización

Las reglas de juego establecidas por el FMI para el BCRA son las que siguen:

Flotación del dólar, permitiendo la intervención sólo en momentos de una “clara disfunción” del mercado y sólo por el mecanismo de subastas. Esto último tiene el objetivo de transparentar las ventas luego de las varias operaciones sospechosas ejecutadas por la gestión Sturzenegger, desde la primera de unos 600 millones de dólares al JP Morgan a 20,25 pesos por unidad, el 25 de abril pasado, que fue la luz verde para el comienzo de la corrida. A los pocos días, la cotización había subido arriba de 23 pesos.
Cumplir con un monto de reservas mínimas, que fue anotado en 23.100 millones de dólares. Esta exigencia determina límites de ventas de dólares en la plaza cambiaria.
Restricciones para la participación en el mercado de cambio vía ventas de dólares al contado y en operaciones a futuro. Si el Central se desvía de las metas y pretende intervenir por encima de los límites debe previamente consultarlo con el staff del Fondo para conseguir consentimiento.
Márgenes estrechos para mover la tasa de interés. El BCRA se compromete a no relajar las condiciones monetarias, en particular, bajando la tasa de interés, hasta que se lleve adelante una discusión con el staff del FMI. La tasa del 40 por ciento anual seguirá por varios meses. Se acordó que si la inflación se desvía de las metas previstas, Dujovne y Caputo tendrán que dar explicaciones al FMI por el incumplimiento y consensuar un nuevo nivel de tasa de interés.
Desarmar la Bomba Lebac. Se diseñó otro megacanje de deuda entre el Tesoro y el Banco Central para que éste último tenga pesos para rescatar el equivalente a 25 mil millones de dólares de Lebac en un plazo de dos a tres años. A fines de septiembre de 2019, este instrumento de deuda de cortísimo plazo no estará al alcance del ahorrista, y sólo los bancos podrán participar de ese negocio. Lo cierto es que la fuerte devaluación está licuando las Lebac medidas en dólares.
Con ese estricto esquema monetario y cambiario que ata de pies y manos al Banco Central, si no aparece un shock de confianza que motive a inversores locales y extranjeros a ingresar dólares, para inversiones financieras o productivas, y si no se reabre el mercado voluntario de crédito internacional, la definición estampada en la Carta de Intención acerca de que “estamos completamente comprometidos con un tipo de cambio flexible y determinado por el mercado”, puede derivar en que estos días sean recordados como jornadas financieras apacibles y de estabilidad de la cotización del dólar. 

azaiat@pagina12.com.ar

Publicado en:
https://www.pagina12.com.ar/122203-atados-de-pies-y-manos